San Carlos de Bariloche, Río Negro, Argentina. (David Fernández)

Buenos Aires - Una serie de fuertes nevadas tiñeron de blanco el noroeste de la Patagonia argentina, en donde esta semana se ha registrado una cantidad “atípica” de precipitaciones en comparación a inviernos anteriores, indicó este viernes a Efe el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) del país.

Lo atípico de este invierno es que tuvo una gran cantidad de nevadas. Desde la década de los noventa tendíamos a tener menor cantidad de nieve, pero este año en particular se dieron las condiciones para que nevara en ciertos sectores de la Patagonia”, detallaron desde el SMN, que no catalogó el temporal como una ola de frío al no cumplir los umbrales necesarios.

Según esta fuente, la región experimentó temperaturas máximas “mucho más bajas de lo normal” y que “no subían de los cero grados algunos días”, lo que contribuyó a una sensación térmica más fría de la habitual.

En ese sentido, lo que sí fue verdaderamente novedoso fue la presencia de "nevadas persistentes" en las provincias de Río Negro, Chubut y Neuquén, llevando al SMN a emitir el miércoles pasado una alerta en estas zonas, así como en la cordillera del sur y centro de Mendoza.

Un paisaje helado que prácticamente no podrán aprovechar los aficionados a los deportes de nieve: en Argentina sólo está operativa -para residentes- una pista de esquí, la de El Cerro Catedral, mientras el resto permanecen cerradas por la emergencia sanitaria causada por el coronavirus.

Río Negro bajo nieve

En Río Negro, imágenes distribuidas por el gobierno provincial muestran carreteras completamente sepultadas bajo la nieve, con una altura de más de un metro en algunos puntos, una circunstancia que obligó a restringir la circulación para todos los vehículos en las rutas provinciales y nacionales de la Región Sur y Andina.

Esa estampa, de enormes cantidades de nieve por todas partes, tiene su explicación en la baja circulación de personas con motivo de la pandemia.

“Nevó un montón, pero, por otro lado, no hay movimiento de gente, entonces esa nieve se acumula y no se compacta nunca. En un año normal, esa nieve estaría aplastada por el mismo tránsito de las personas”, explicó el SMN.

No menos intensa fue la labor de los equipos de rescate de Río Negro, que después de dos días de búsqueda consiguieron hallar con vida este jueves a un hombre que se había perdido en medio de la tormenta.

Después de comprobar que se encontraba en buen estado, el hombre fue trasladado al hospital, en donde seguirá su recuperación.

En ese sentido, el Ejecutivo provincial declaró el estado de emergencia y desastre agropecuario, puesto que la capacidad productiva de la región se ha visto mermada entre un 50 % y un 80 % como consecuencia de las nevadas y las intensas lluvias.

Sin electricidad en Chubut y lluvia en Neuquén

Respecto a la situación en Chubut, una ventisca dejó durante unas ocho horas sin electricidad a la ciudad de Esquel, de unos 36,000 habitantes, y a toda la Comarca Andina.

Asimismo, al menos 20 torres de electricidad se derrumbaron en el norte de la provincia debido a las malas condiciones climatológicas, cortando la luz de una zona de la cordillera y de una planta productora de aluminio.

Las intensas nevadas también llevaron al cierre, por parte de Vialidad Nacional, de varios tramos de las rutas nacionales 22, 40 y 227 en la provincia de Neuquén.

En la zona de Neuquén capital, prácticamente desértica, lo peor fueron las lluvias, que en un solo día acumularon 31 milímetros, casi el doble de lo normal, según el SMN.

En cualquier caso, las nevadas se trasladarán los próximos días a la cordillera y al norte de Chubut, así como a la práctica totalidad del territorio de Santa Cruz y Tierra del Fuego.