Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El cable creó una grieta de casi 100 pies de largo en una sección del plato del Observatorio de Arecibo. (Suministrada)

Una sección del plato del Observatorio de Arecibo, uno de los radiotelescopios más grandes del mundo, sufrió daños en la madrugada del lunes luego que un cable de soporte del módulo transmisor y receptor (Domo Gregoriano), suspendido a unos 492 pies sobre el plato, se rompió.