Vista aérea del Observatorio de Arecibo donde se aprecia los más de 100 pies del plato que colapsaron tras la ruptura de un cable de soporte.
Vista aérea del Observatorio de Arecibo donde se aprecia los más de 100 pies del plato que colapsaron tras la ruptura de un cable de soporte. (Suministrada)

Tres firmas de ingeniería contratadas por la Universidad Central de Florida (UCF), institución que administra el Observatorio de Arecibo, advirtieron que la estructura científica podría colapsar en su totalidad tras la ruptura de un segundo cable que soportaba el plato reflector.

Las empresas Thornton Tomasetti, WSP, y WJE (Wiss, Janney y Elstner Associates) entregaron un informe a la UCF en el que establecieron que tras un análisis preliminar en las instalaciones del observatorio concluyeron que el resto de los cables de soporte que permanecen suspendidos sobre el plato podrían colapsar en cualquier momento, porque cargan con más peso del que se supone que tengan.

“El análisis preliminar indica que el cable principal, que falló el 6 de noviembre, debería haber manejado fácilmente la carga adicional según la capacidad de diseño. Los ingenieros sospechan que es probable que el segundo cable haya fallado porque se ha degradado con el tiempo y ha estado soportando una carga adicional desde agosto”, explicó la UCF en un comunicado de prensa.

Imagen del segundo cable de soporte en el Observatorio de Arecibo que colapsó el pasado 8 de noviembre. En la imagen se aprecia el desgaste del cable.
Imagen del segundo cable de soporte en el Observatorio de Arecibo que colapsó el pasado 8 de noviembre. En la imagen se aprecia el desgaste del cable.

El Observatorio de Arecibo, uno de los radiotelescopios más grandes en el mundo, suspendió la mayoría de sus actividades desde agosto tras el colapso de un cable que daño el plato reflector parcialmente. No obstante, un segundo cable se rompió el pasado viernes, 6 de noviembre, por lo que el resto de los cables se encuentran soportando las más de 900 toneladas de la estructura, peso que se suma al deterioro de los materiales tras el paso de los años.

En la imagen, el cable que colapsó en agosto de este año y que creó una grieta de casi 100 pies de largo en una sección del plato del Observatorio de Arecibo.

El objetivo del análisis de ingenieros era determinar la causa de la segunda rotura y cómo estabilizar la estructura mientras se minimiza el riesgo para el personal, incluidos los que realizarían las reparaciones. Sin embargo, las firmas indicaron que no se pudo tomar una determinación final sin recuperar y analizar el segundo cable.

“También, se han observado otras roturas de cables en dos de los cables principales restantes. La situación es dinámica y plantea un grave riesgo de seguridad para los empleados y contratistas. Como resultado, los líderes del proyecto no solo están trabajando enérgicamente para comprender por qué ocurrió esta falla industrial, sino también para compartir estos hallazgos de manera oportuna y transparente con la NSF y todas las partes interesadas”, informó la universidad.

Además de la suspensión de actividades, la administración del observatorio estableció una zona de seguridad alrededor del plato reflector para que personal necesario responda a cualquier incidente.

Para el análisis, los ingenieros no solo se realizaron observaciones de cerca a la plataforma y sus cables, sino que también fue necesario utilizar drones y cámaras remotas para ampliar la pesquisa, minimizando el riesgo a la seguridad.

La Universidad Central de la Florida administra el Observatorio de Arecibo bajo un acuerdo cooperativo con la Universidad Ana G. Méndez y Yang Enterprises Inc. para la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF, en inglés).