Ilustración de concepto del LTV. (NASA.org)
Ilustración de concepto del LTV. (Suministrada)

El programa Artemis de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) busca regresar a la Luna en 2024 con un equipo de exploración que sirva de base para comenzar a desarrollar una base con presencia humana sustentable.

Con este ambicioso objetivo, la agencia espacial estadounidense planifica utilizar al satélite natural de la Tierra como una parada para poder enviar a sus astronautas a Marte.

Para alcanzar todas estas metas, la NASA lanzó una convocatoria para desarrollar diversos sistemas robóticos y vehículos necesarios para el trabajo de los astronautas en el terreno lunar. El Lunar Terrain Vehicle (LVT) es uno de los proyectos que tiene en mente la agencia espacial norteamericana para desplegar toda la infraestructura en la Luna.

Con un diseño simple y abierto, similar a un buggy, este prototipo forma parte de un modelo previo para crear una camioneta lunar con una cabina presurizada.

"Este modelo será genial, nunca antes visto. Será como una casa rodante lunar que desarrollaremos de forma conjunta con la agencia espacial japonesa JAXA", dijo Mark Kirasich, ingeniero responsable de la dirección de Sistemas Avanzados de Exploración de la NASA, durante una presentación del sistema de exploración lunar sustentable.

Este acuerdo de cooperación entre las agencias espaciales de Estados Unidos y Japón permitirá que JAXA participe en el desarrollo de este tipo de iniciativas, donde se encuentra este motorhome lunar. De acuerdo a los lineamientos del programa Artemis, este vehículo deberá ofrecer un hábitat seguro para dos astronautas en sus tareas de exploración en la superficie de la Luna durante 14 días.

En este marco, Toyota sería una parte involucrada para producir un vehículo lunar, ya que la automotriz japonesa es uno de los socios comerciales de JAXA. "Aunque hemos trabajado mucho en este tipo de vehículos, delegamos a Japón la responsabilidad de crear un vehículo lunar presurizado. Su industria automotriz tiene un foco muy fuerte en impulsar la investigación y desarrollo de rovers", dijo Kirasich sobre la participación de la automotriz japonesa en un proyecto de esta magnitud.

La participación privada es una de las estrategias que utiliza la NASA para enfrentar los costos que conlleva la exploración espacial, como ocurrió con el despegue de la misión Demo-2 con el cohete Falcon 9 de SpaceX. Ahora, con esta asociación con JAXA es posible que en algún momento una casa rodante nipona pueda recorrer los caminos lunares en el marco del programa Artemis.