Una réplica del vehículo explorador Perseverance que será enviado a Marte es exhibido el miércoles 29 de julio de 2020 afuera de una sala de prensa antes de una conferencia en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida. (The Associated Press)

Cabo Cañaveral, Florida - La tercera y última misión a Marte en el verano -que incluye al vehículo explorador más complejo de la NASA en la búsqueda de vida- está próxima al despegue.

La sonda Perseverance partirá después de que la semana pasada fueran lanzados el conjunto sonda-orbitador de China y un orbitador de Emiratos Árabes Unidos. La nave espacial estadounidense tardará siete meses en llegar a Marte tras recorrer 482 millones de kilómetros (300 millones de millas).

Una vez en la superficie, Perseverance buscará evidencia de vida microscópica pasada en el antiguo lecho de un lago, y reunirá las muestras más prometedoras de rocas para que sean recogidas en un futuro. La NASA se ha asociado con la Agencia Espacial Europea para traerlas a la Tierra aproximadamente en 2031.

Este proyecto sin precedentes incluye múltiples lanzamientos y varias naves espaciales, y costará más de $8,000 millones.

"No sabemos si existió vida allí o no. Pero sí sabemos que Marte fue habitable en algún momento de su historia", afirmo el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, la víspera del lanzamiento.

Estados Unidos es el único país que ha logrado colocar una nave sobre la superficie de Marte sin contratiempos. Si todo sale bien en febrero próximo, Perseverance será la novena sonda espacial estadounidense en efectuar una misión en el planeta rojo.

Aunque primero lo primero: se pronostica buen clima para el despegue del cohete Atlas V de la firma United Launch Alliance. Esta compañía fabricante de cohetes con sede en Denver y sus predecesoras han transportado todas las sondas de las misiones de la NASA a Marte, comenzando con las Mariner en 1964.

El director de ULA, Tory Bruno, dijo que Perseverance es posiblemente la misión más compleja y más emocionante de todas a Marte.

“Literalmente estamos impacientes por llevar a Marte a este buggy para dunas propulsado por energía nuclear”, dijo hace unos días.