Foto de archivo que muestra la galaxia Whirpool, también conocida como la galaxia espiral M51. (NASA/ESA)
Foto de archivo que muestra la galaxia Whirpool, también conocida como la galaxia espiral M51. (NASA/ESA)

El descubrimiento del disco giratorio masivo de una galaxia, visto cuando el universo tenía solo el 10 % de su edad actual, cuestiona los modelos tradicionales de formación de galaxias, reveló una investigación del National Radio Astronomy Observatory publicada en la revista Nature.

La detección del disco giratoro se hizo gracias al Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), el radiotelescopio más grande que existe, que permitió observar la galaxia DLA0817g, conocida como Wolfe Disk por el fallecido astrónomo Arthur M. Wolfe.

Los expertos señalaron que la potencia de ALMA hizo posible ver esta galaxia girando a 170 millas por segundo (similar a la galaxia de la Vía Láctea) e indicaron que es la de disco giratorio más distante jamás observada.

"Si bien estudios previos apuntaron la existencia de estas primeras galaxias de disco ricas en gases rotativos, gracias a ALMA ahora tenemos evidencia inequívoca de que ocurren tan pronto como 1,500 millones de años después del Big Bang", dijo el autor principal de la investigación, Marcel Neeleman, del Instituto de Astronomía Max Planck de Heidelberg (Alemania).

En nuestro universo de 13,800 millones de años, la mayoría de las galaxias como la Vía Láctea, que alberga el sistema solar en el que se incluye la Tierra, se forman gradualmente y alcanzan su gran masa relativamente tarde.

De acuerdo con los astrónomos, en la mayoría de los escenarios, las galaxias solo comienzan a mostrar un disco bien formado alrededor de 6,000 millones de años después del Big Bang, por lo que el hecho de que se encontrara una de disco cuando el universo tenía solo el 10 % de su edad actual indica que pueden haberse producido otros procesos de crecimiento hasta ahora desconocidos.

"Creemos que Wolfe Disk ha crecido principalmente a través de la acumulación constante de gas frío", dijo J. Xavier Prochaska, profesor de la Universidad de California y coautor del artículo.

"Aún así, una de las preguntas que nos quedan es cómo ensamblar una masa de gas tan grande mientras se mantiene un disco giratorio relativamente estable", matizó.

A través del telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA, el estudio obtuvo también información sobre la formación de estrellas en el Wolfe Disk que, según Prochaska, es "al menos diez veces mayor que en nuestra propia galaxia".

"Debe ser una de las galaxias de disco más productivas del universo primitivo", indicó este experto.