Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

¿Emocionado por los aplausos que recibió tras una intervención, a su juicio, ejemplar? Sin ánimo de quitarle el entusiasmo, la cantidad o fuerza de los aplausos no tiene por qué ser prueba de la calidad de una actuación.