Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El robot Yutu-2 visto desde la sonda Chang"E 4, en el crater Aitken de la Luna. (La Nación/GDA)
El robot Yutu-2 visto desde la sonda Chang"E 4, en el crater Aitken de la Luna. (La Nación/GDA)

Un pequeño robot chino desvela, gracias a un radar que le permite explorar el subsuelo lunar, de qué está hecho el interior de la cara oculta de la Luna. El nivel de detalle no tiene precedentes y ha permitido reconstruir el pasado de nuestro satélite y localizar los escombros del impacto de un asteroide que sucedió hace 3200 millones de años, cuando la vida en la Tierra apenas empezaba a surgir.