Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna desarrollaron una herramienta increíble a través de sus investigaciones sobre las “tijeras moleculares”.

La microbióloga francesa Emmanuelle Charpentier y la bioquímica estadounidense Jennifer Doudna cargaron hoy, miércoles, con el Premio Nobel de Química por su trabajo investigativo que las llevó a desarrollar una “tijera molecular” que ha revolucionado el campo de la manipulación genética. Y la relación profesional de ambas doctoras comenzó con un café en un negocio en San Juan.

💬Ver comentarios