La pirámide tendrá un mural sobre el patrimonio histórico, cultural, social y ambiental de Cataño.
La pirámide tendrá un mural sobre el patrimonio histórico, cultural, social y ambiental de Cataño. (Suministrada)

La icónica pirámide de Cataño, localizada en el frente marítimo del municipio, se convertirá en un espacio de integración de artes y ciencias mediante un proyecto de restauración del Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentable (CEDES) del Recinto de Cupey de la Universidad Ana G. Méndez (UAGM), en conjunto con el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC).

La estructura, que antes funcionaba como biblioteca, tendrá en su fachada un mural que representará el patrimonio histórico, cultural, social y ambiental del municipio. Además, su interior contará con exhibiciones científicas y artísticas y un observatorio en su último piso, explicó el doctor Carlos Manuel Padín Bibiloni, director del Programa Graduado de Ciencias Ambientales de la UAGM.

“Estamos atendiendo todos los componentes de sustentabilidad: ambiental, social y económico”, expresó, por su parte, Carlos Morales Agrinzoni, director del CEDES. Recalcó que el proyecto busca proveer espacios educativos y recreacionales para la comunidad y, a su vez, impulsar el desarrollo de turismo sustentable para Cataño.

La restauración de la pirámide es uno de los nueve proyectos que buscan mejorar las condiciones del frente marítimo del municipio. Otros incluyen reforestación urbana, creación de jardines y plan de manejo de la reserva.

Con el proyecto, también se busca promover el desarrollo económico de manera sostenible. Incluye un plan de turismo a través del cual se ofrecerá a los visitantes otra parada en Cataño, aparte del famoso “tour” de Casa Bacardí, donde puedan disfrutar de la naturaleza del pueblo.

Padín Bibiloni añadió que se abrirán espacios para la comunidad, como plazoletas al aire libre, donde haya actividades de arte, talleres en agricultura y desarrollo de comercios pequeños.

Inclusión de la comunidad

Entretanto, Morales Agrinzoni resaltó que el éxito de la restauración de la pirámide está en la integración de la comunidad en su desarrollo.

Para lograrlo, el artista del mural, Nathan Budoff McKibben, se reunió con líderes de la comunidad, quienes le contaron la historia del pueblo con relación a la flora y fauna. Entre todos, escogieron qué se vería representado en la pirámide. “La idea que tienen es que esto resalte la cuestión ambiental”, explicó Budoff McKibben. “Para mí, es también rescatar esa noción de la belleza de la naturaleza”, agregó el artista.

Budoff McKibben plasmará en la pirámide cómo se ve la flora y fauna del municipio a través de los ojos de los locales. Sus cuatro lados tendrán estampas de animales representativos de Cataño, como murciélagos, mariposas, manatíes y chirirías. También, incluirá plantas y otros aspectos simbólicos del municipio, como su famosa lancha.

Componente educativo

Por otra parte, Padín Bibiloni mencionó que entre las metas del proyecto está que los maestros usen la pirámide, que ubica justo frente a la escuela superior Francisco Oller y la escuela intermedia Onofre Carballeira, como recurso para estimular la creatividad de sus estudiantes en el área de las artes y las ciencias.

“Cataño se ha distinguido mucho por el potencial de sus estudiantes en el área de arte y queremos brindarles este espacio”, abundó Morales Agrinzoni.

Asimismo, para promover la educación científica en estas escuelas, el CEDES ha organizado la creación de ferias científicas a través de las cuales estudiantes graduados de la UAGM trabajan con estudiantes de los planteles para desarrollar proyectos en ciencia.

“Esto enriquece la experiencia académica. La experiencia académica no puede ser exclusivamente en un salón de clases”, dijo Padín Bibiloni.

Añadió que los estudiantes graduados de la UAGM, además de ser mentores para estudiantes, juegan un rol importante en la restauración de la pirámide. Jóvenes universitarios en áreas como comunicaciones, administración de empresas y ciencias ambientales, entre otras, participan de la iniciativa, obteniendo también experiencia que los prepara para el ambiente laboral.

Por último, Morales Agrinzoni señaló que Cataño no tiene un museo de historia, por lo que anticipó que el desarrollo de “este espacio nos va a permitir recopilar esa historia”. La restauración debe completarse a principios de agosto.

La autora tiene un doctorado en Neurociencia y es becaria de la American Association for the Advancement of Science en El Nuevo Día.

💬Ver comentarios