Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La sequía por la que atraviesa la Isla ha acallado uno de los sonidos más distintivos de las noches borincanas.