Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Una enfermera administra la vacuna desarrollada por la empresa Moderna a una voluntaria de los ensayos clínicos en Nueva York. (Hans Pennink)

Con los medicamentos y las vacunas, los efectos secundarios siempre son posibles. Por ejemplo, con las vacunas contra COVID-19 de Moderna y Pfizer, se han observado efectos secundarios como dolor muscular, escalofríos, dolor de cabeza y fiebre. Aunque estas reacciones son normales y tienden a desaparecer en pocos días, no dejan de ser desagradables.

💬Ver comentarios