Presentación del boletín "Más cerca que nunca: faltan 100 segundos par la medianoche". (EFE)

La Junta de Ciencia y Seguridad de los Científicos Atómicos dio a conocer su boletín "Más cerca que nunca: faltan 100 segundos par la medianoche", en el que sostiene que nunca se había estado tan cerca del fin del planeta como hoy.

El informe, creado desde 1945 tras la II Guerra Mundial, es un indicador simbólico frente a las vulnerabilidades que enfrenta el mundo a causa de las armas nucleares, el cambio climático y las tecnologías disruptivas.

En 2018 el reloj había fijado, con las pésimas condiciones existentes, el acabo del planeta en dos minutos, y se mantuvo así en enero de 2019. Sin embargo, este 2020 la manecilla se adelantó 20 segundos.

"La situación de seguridad internacional es grave, no sólo porque existen estas amenazas, sino porque los líderes mundiales han permitido que la infraestructura política internacional para gestionarlos se erosione", reconoce el informe en sus primeras páginas.

El documento advierte que "el mundo está caminando sonámbulo a través de un paisaje nuclear recientemente inestable" ya que, por ejemplo, la comunidad internacional no ha podido dilucidar soluciones a los programas nucleares de Irán y Corea.

Mientras que Rusia y Estados Unidos tienen una política de desarme cada vez más "inexistente". En tanto, el boletín reconoce que la preocupación por el medio ambiente es "en gran parte debido a las protestas masivas de los jóvenes de todo el mundo", y se contrapone con "la acción gubernamental que aún está muy lejos de cumplir el desafío en cuestión".

Además, en esta edición del documento se presenta también a la "información" como un aspecto esencial de la interacción humana y que cuando esta se deforma y "se combina con la aparición de nuevas tecnología" -como ha pasado en el último año- puede resultar devastadora para el orden político y social.

Por esto, los científicos enfatizan que la situación es terriblemente grave, y que se acentúa gracias a que "los líderes políticos denigran y descartan los métodos más eficaces para enfrentar estas amenazas".

Es el peor momento desde 1953, durante una de las etapas más tensas de la Guerra Fría, cuando tanto los soviéticos como los estadounidenses realizaron sus primeras pruebas con armas termonucleares.

“Son realmente malas noticias”, dijo Robert Rosner, astrofísico del grupo, que agregó que lo que dijeron el pasado año “es ahora una realidad alarmante, puesto que las cosas no van a mejor”.

Junto a Bronson compareció el ex secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, quien expresó su preocupación “ante el fracaso del multilateralismo para enfrentar esta amenaza”.

“Desde la retirada de EE.UU. del Acuerdo (del Clima) de París y del Acuerdo Nuclear con Irán, hasta el punto muerto en las conversaciones de desarme nuclear y la parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU, nuestros mecanismos de colaboración están siendo socavados cuando más los necesitamos”, agregó.

¿Cuál sería la solución para atrasar el reloj del fin del mundo?

Los científicos proponen las siguientes acciones:

-Estados Unidos y Rusia deben volver a sentarse para discutir el desarme nuclear

-Los países de todo el mundo deberán respetar el acuerdo de París, que promete disminuir 2 grados la temperatura del planeta

-Los ciudadanos americanos deben exigir acciones gubernamentales para detener el cambio climático

-EE. UU. y otros aliados deben frenar la carrera armamentista de Medio Oriente. La comunidad internacional debe discutir sobre políticas multilaterales "que desalienten y penalicen el mal uso de la ciencia".


💬Ver 0 comentarios