Marla Pérez Davis. (NASA)

Una mujer puertorriqueña es la directora del Centro de Investigación Glenn de la NASA en Cleveland (Ohio), un ejemplo de éxito en su género en un sector, el espacial, dominado por hombres.

Marla Pérez-Davis, explicó a Efe, anhela convertirse en "motivación" para más mujeres y jóvenes.

"Que esto sirva de motivación para la juventud en término de progreso en la educación. Me siento muy orgullosa, pero a la misma vez, muy humilde de donde estoy en este momento", afirmó Pérez-Davis a Efe en entrevista telefónica desde la agencia, donde trabaja hace 36 años.

Nacida en Ponce, al sur de la isla, pero criada en el municipio montañoso de Adjuntas, Pérez-Davis relató a Efe que su interés por las ciencias comenzó en la escuela elemental, que, según dijo, era "pequeña y sin muchos recursos, pero con muy buenos maestros" de Matemáticas y Química.

"Mi madre siempre decía que lo importante era una educación", rememoró Pérez.

Tras graduarse de la escuela superior, Pérez-Davis fue admitida en la Universidad de Puerto Rico, Recinto Universitario de Mayagüez, en el oeste de la isla y conocido por su amplio programa de Ingeniería.

Allí estudió Ingeniería Química, su grado universitario prioritario.

"Escogí algo correcto porque me pude haber equivocado", reconoció.

Estudiando todavía en Mayagüez, varios directivos de la NASA llegaron allá para reclutar a estudiantes de Ingeniería que estuviesen interesados en trabajar en la agencia.

Fue así cuando al terminar sus estudios en 1983 Pérez-Davis fue reclutada para trabajar en la NASA, específicamente en el Departamento de Investigación de Electroquimica para Investigación de baterías. Era la primera vez que Pérez viajaba fuera de la isla.

"Mi primer viaje a Estados Unidos fue para trabajar. Cuando uno llega, tienes ciertas metas y la mía era estar unos cuantos años en la NASA, con mis estudios graduados y regresar a Puerto Rico, pero nunca regresé", indicó.

Mientras comenzaba a trabajar en la NASA, Pérez-Davis tuvo la oportunidad de continuar sus estudios graduados de Maestría en Ciencias en la Universidad de Toledo, también en Ohio, y luego completar su doctorado en Ingeniería Química, en la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland.

Bajo su dirección en uno de los diez centros de investigación de la NASA, Pérez-Davis está al mando de 3.200 personas y cuenta con un presupuesto de 900 millones de dólares.

Pérez, quien ha recibido varios premios, entre ellos, la Medalla de Liderazgo Excepcional de la NASA, detalló que el objetivo del Centro de Investigación Glenn, fundado en 1940, es "crear tecnología que vuela al espacio y aeronáutica".

Previo a convertirse en la directora del Centro de Investigación Glenn de la NASA, Pérez fue jefa en el Electromecánica, directora en Aeronáutica, subdirectora de Ingeniería e Investigación y subdirectora de su ahora despacho.

Pérez, a su vez, resaltó que la oportunidad de trabajar en la NASA "es algo único" en la vida, porque "siempre hay algo que aprender y siempre hay alguien trabajando algo nuevo en tecnología".

"Esos proyectos, no solo han sido para beneficios aeroespaciales, sino para la humanidad", puntualizó.

Por otra parte, Pérez-Davis dijo que las "universidades en Puerto Rico son muy competitivas y siempre vamos a reclutar a la isla" y explicó que estas oportunidades no solo se ofrecen por interés académico y profesional, sino también para que las minorías tengan modelos a seguir.

"Queremos estar seguros de que tienen la diversidad, sino también la inclusión", enfatizó.

De igual modo, indicó que espera que en 2024 por primera vez una mujer llegue a la Luna.

Y como directora y mujer, Pérez-Davis afirmó que será "un gran paso" en el sector científico, tecnológico y aeronáutico.

"Motiva nuevas generaciones en ciencia e ingeniería. También inspira a enseñarles a las jóvenes de que pueden lograr grandes metas. Estoy convencida de que tendremos una generación motivada en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)", sostuvo.


💬Ver 0 comentarios