Representación artística de la fusión de dos estrellas de neutrones. (Imagen: LIGO)

Un equipo de investigadores del detector LIGO ha identificado uno de los fenómenos más grandes y violentos del cosmos. Se trata de la mayor colisión de estrellas de neutrones registrada hasta el momento.

LIGO, que puede captar perturbaciones gravitacionales muy pequeñas, detectó el pasado 25 de abril un deformación en el espacio-tiempo. Según informe El País, dos de sus láseres se desplazaron menos de una milésima parte del tamaño de un protón.

Durante meses, los astrofísicos analizaron la información y concluyeron que el choque de estrellas de neutrones sucedió a una distancia de 500 millones de años luz de la Tierra, detalla un estudio que será publicado en la revista Astrophysical Journal Letters.

Hacia el final de su vida, cuando las estrellas terminan su combustible nuclear, el astro colapsa sobre sí mismo en una supernova y se convierte en una estrella de neutrones. Pierde su volumen al punto que solo queda reducida a una esfera de 100 kilómetros, pero con una masa superior a la del Sol.

De acuerdo a los investigadores, las estrellas de neutrones del sistema binario tenían una masa aproximada de 1,5 y 1,7 veces la del Sol. Tras la colisión se debe haber formado un agujero negro de más de tres masas solares, detalla Alicia Sintes, investigadora principal del grupo de LIGO.

Las ondas gravitacionales se producen cuando un objeto o más interactúan entre ellos y producen perturbaciones en el espacio tiempo. Estas ondas se expanden a la velocidad de la luz en todas direcciones. Parte de ellas son detectadas por instrumentos como LIGO, que puede interpretar las características del fenómeno que produjo el evento astronómico.


💬Ver 0 comentarios