Para el final de las próximas dos décadas, las energías renovables proporcionarán la mayor parte de la energía eléctrica del mundo (Shutterstock).

Para dos tercios del mundo las fuentes de energía renovable son más baratas que muchos recursos fósiles, por lo cual a la protección del medio ambiente se suma ahora el tema económico, afirmó Michael Milken, presidente del grupo de expertos Milken Institute.

Las inversiones en tecnología de energía limpia están aumentando, lo que significa que esas nuevas fuentes de combustible son cada vez más rentables, expresó a la televisora CNBC.

Como ejemplo, señaló que Texas es el estado con el menor costo de energía en todo Estados Unidos, y a su vez es el que tiene la mayor cantidad de energía eólica.

“Las fuentes de energía renovables, desde la energía hidroeléctrica y la energía solar hasta la eólica, ahora están despegando en gran medida, desafiando a los críticos que hace solo una década eran escépticos sobre esas nuevas fuentes de energía”, señaló.

“En Estados Unidos hace 10 años nos decían que no habría sustituto para el carbón, y que las energías renovables constituirían una parte muy pequeña de la generación”, subrayó durante una cumbre del Milken Institute en Singapur.

De acuerdo con la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, el consumo de biocombustibles y otras fuentes de energía renovables no hidroeléctricas en ese país se ha más que duplicado entre 2000 y 2018.

Asimismo, el año pasado las energías renovables representaron el 11% del consumo de energía en Estados Unidos, con la energía eólica y los biocombustibles entre las principales fuentes de dicha energía, según la agencia.

Ante esta situación, los inversores están cada vez más interesados en el sector de los ESG (prácticas empresariales medioambientales, sociales y de gobierno), apuntó John Studzinski, vicepresidente del gigante de bonos Pimco.

De hecho, los grandes inversores están indicando que quieren estrategias centradas en el clima con altos puntajes de ESG, dijo en la cumbre.

“Todos saben ahora que existía esta noción hace cinco años, que, si tenía una cartera de ESG, probablemente significaba que no iba a ser una cartera competitiva en términos de rentabilidad. Esa es ahora una vieja idea ", dijo Studzinski.

"Las empresas que tienen puntajes ESG altos se manejan mucho mejor, son mucho más rigurosas, son mucho más competitivas y probablemente superen a las que tienen puntajes ESG más bajos", dijo Studzinski.

A principios de este año, el gigante energético BP pronosticó que la demanda mundial de energía crecerá en un tercio hasta 2040, impulsada por el aumento del consumo en China, India y otras partes de Asia.

Para el final de las próximas dos décadas, BP dice que las energías renovables proporcionarán la mayor parte de la energía eléctrica del mundo, con la energía eólica, solar y otras fuentes de energía renovable ganando terreno a un ritmo más rápido que cualquier combustible a través de la historia humana.


💬Ver 0 comentarios