Los eclipses totales de Luna se producen aproximadamente cada dos años (semisquare-x3)
Los eclipses totales de Luna se producen aproximadamente cada dos años. (EFE)

Esta madrugada tuvo lugar uno de los principales eventos astronómicos de 2019, el primer y único eclipse total de Luna del año. Un eclipse lunar se produce cuando la Tierra se coloca entre el Sol y la Luna, bloqueando que los rayos solares puedan llegar al satélite.

Además, se presentó también como una Luna de Sangre, debido a que adquiere una tonalidad rojiza porque la atmósfera terrestre filtra todos los componentes de la luz blanca solar, y la luz roja es la única que llega al satélite.

Los eclipses totales de Luna se producen aproximadamente cada dos años, y habrá que esperar hasta noviembre de 2021 para poder observar el siguiente.

Sin embargo, este 2019 los astros nos regalarán otros espectáculos igualmente emocionantes.

El 2 de julio se dará un eclipse total de Sol, el cual solamente se podrá apreciar en Chile y Argentina, y se verá de manera parcial en la mayor parte de América del Sur, aunque seguramente podrás seguirlo a través de diversos sitios web astronómicos, como el del Observatorio Europeo Austral.

Para el 16 de julio habrá un eclipse parcial de Luna, ya que la sombra de la Tierra no se interpondrá totalmente entre el Sol y el satélite natural. Este fenómeno será visible para todos excepto para América del Norte y noreste de Asia.

Por último, el 26 de diciembre se presentará un eclipse anular de Sol que podrá verse de manera parcial en Europa del este, la mayor parte de Asia, norte y oeste de Australia, así como el este de África. No se verá desde Puerto Rico

Un eclipse anular de Sol se da cuando la Luna se encuentra a más distancia de la Tierra y el Sol está un poco más cerca. Esto hace que el satélite no pueda “tapar” del todo al Sol, por lo que al pasar la Luna por delante del astro se ve alrededor del disco lunar una especie de anillo luminoso.


💬Ver 0 comentarios