Urano en una imagen 3d. (Shutterstock)

Era el año de 1986 cuando la nave espacial Voyager 2 pasó junto a Urano. Por aquel entonces se reveló que el planeta tenía dos anillos, 11 lunas y que era muy helado, ya que vivía muy bajas temperaturas.

Más de 30 años después de aquel acontecimiento se reveló que en una nueva inspección encontraron respuestas a otro de los grandes secretos que el planeta guardaba.

Los científicos explicaron en Geophysical Research Letters que se trata de la presencia de una burbuja magnética gigante llamada plasmoide, la cual habría dirigido la atmósfera de Urano hacia el espacio.

"Marte solía ser un planeta húmedo con una atmósfera espesa. Evolucionó para convertirse en el planeta seco que vemos hoy", dijo en la publicación Gina DiBraccio, física espacial del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Ahora, ante la evidencia de haber recopilado infromación sobre plasmoides, está interesados en saber más sobre ellos, ya que, como explican en el estudio, si cambias la atmósfera de un planeta, cambias al planeta.

La nave espacial Voyager 2 fue lanzada en 1977 desde Cabo Cañaveral.


💬Ver 0 comentarios