Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron una ola gravitatoria expandida por toda la Tierra en 2017 (NASA).

Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), descartó recientemente una famosa teoría del fallecido físico, Stephen Hawking, en la que afirma que los agujeros negros disponían de ‘pelos suaves’, es decir, fotones con muy poca energía.

De acuerdo con Hawking, dichos fotones hacían que una parte de la información se filtrara hacia fuera, sin absorberse del todo por los agujeros.

Sin embargo, los científicos argumentan que los agujeros negros no tienen los llamados ‘pelos’, y que se trata de objetos astrofísicos muy simples que destruyen todo lo que absorben.

Maximiliano Isi, autor de la investigación publicada en la revista Live Science, señala que la falta de 'pelo' hace únicos a los agujeros negros porque precisamente este hecho los destaca entre otros objetos del Universo.

Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron una ola gravitatoria expandida por toda la Tierra en 2017, a consecuencia del choque de dos agujeros negros en el espacio lejano.

La parte más simple de la onda estudiada, se formó después de que dos agujeros negros se unieran en uno más grande que siguió resondando cierto tiempo, emitiendo energía sobrante al espacio, en forma de onda gravitatorias.

Aunque los agujeros negros solo difieren entre sí de tres maneras: velocidad de giro, masa y carga eléctrica, quizá en realidad probablemente no difieren mucho en la carga eléctrica.

Los datos de la investigación coincidieron con la idea sobre la construcción de agujeros negros, propuesta por los partidarios de la teoría de agujeros negros sin ‘pelo’.


💬Ver 0 comentarios