(semisquare-x3)
El equipo ha encontrado parte de su columna vertebral, aletas y algunos otros elementos de su esqueleto (Twitter/ @CTyS_UNLaM).

La Antártida es una región investigada más que nada por los efectos del cambio climático, pero también se han dado otros grandes descubrimientos, y uno de ellos se registró recientemente.

Se trata del hallazgo de los restos del elasmosáurido más grande del mundo, es decir, un ejemplar de la familia de los plesiosaurios, que llegaron a medir entre 36 y 39 pies de largo.

Sin embargo, los restos hallados revelan que esta criatura tenía una masa corporal que superaba las 12 toneladas, y medía mucho más que la mayoría de los reptiles de su familia conocidos hasta ahora, tal como señala el sitio CTyS-UNLaM.

El elasmosáurido es el reptil gigante marino más cercano a la extinción de los dinosaurios que se haya descubierto, lo que refuerza la idea de que su desaparición se produjo de manera masiva y repentina hace unos 65 millones de años.

Uno de los encargados de este hallazgo es el paleontólogo José O´Gorman, del Museo de La Plata (MLP) y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), quien aseguró que “se extrajo un ejemplar muy importante en la Isla Marambio”.

El equipo ha encontrado parte de su columna vertebral, aletas y algunos otros elementos de su esqueleto, aunque no el cráneo.

Por su parte, el doctor Marcelo Reguero indicó que en ese sitio se encuentran sedimentos de un antiguo ambiente marino de poca profundidad.

“También hemos encontrado pequeñas vértebras muy pequeñas de plesiosaurios bebé, y esto hace pensar que, en aquel momento, allí había un mar bastante tranquilo, donde los plesiosaurios tenían como una especie de guardería para las crías de la especie”, señaló.


💬Ver 0 comentarios