Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Al presente no se conoce de ningún asteroide que represente peligro de impacto, pero astrónomos estudian estas rocas espaciales por si en el futuro se detecta alguna con una trayectoria peligrosa. (Suministrada / NASA)

Un equipo de astrónomos europeos identificó una nueva zona de partículas que producen la lluvia de meteoros Táuridas y la cual pudiera contener algunos asteroides de notable tamaño aún por descubrirse.

La Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC) señaló que al presente no existe riesgo de impacto y enfatizó que no se conoce de asteroide alguno cuya trayectoria represente peligro para nuestro planeta.

No obstante, el hallazgo realizado recientemente urge a estudiar minuciosamente un área del espacio que pudiera tener algunas rocas espaciales de al menos varios metros de diámetro.

Este descubrimiento es uno de los temas que se discutirá en detalle en conferencias a realizarse este martes 27 a las 11:00 a.m. y 1:00 p.m. en el Observatorio de Arecibo, como parte de la celebración de la Semana del Asteroide.

El propósito del evento es crear conciencia sobre los posibles riesgos de estas rocas espaciales, divulgar las acciones realistas que se pueden tomar en caso de una amenaza inminente y la importancia del Radio Telescopio de Arecibo para la defensa de nuestro planeta.

Científicos de la República Checa, así como de Austria y de Eslovaquia estudiaron las imágenes captadas por cámaras que captan la actividad de meteoros, notando que durante la lluvia de meteoros Táuridas del año 2015 se registraron unas 200 "bolas de fuego", es decir meteoros sumamente brillantes.

Aunque las lluvias de meteoros son usualmente producidas por diminutos fragmentos dejados por cometas durante su paso previo, lo que llamó la atención de los astrónomos fue que algunos meteoros Táuridas del 2015 lucieron tan o más brillantes que la Luna llena. Más aún se determinó que uno de los meteoros debió ser ocasionado por una roca espacial de al menos 1 metro (3.28 pies) de diámetro, y otro por una roca hasta 10 veces más grande.

La preocupación de estudiar más a fondo la zona de residuos que ocasionan dicha lluvia de meteoros surgió cuando el equipo de astrónomos europeos se percató que dos asteroides de notable tamaño, denominados como 2015 TX24 y 2005 UR, comparten la misma órbita de la zona de partículas que ocasiona las Táuridas, por lo que no se descarta que otras rocas espaciales de varios metros de diámetro pudieran existir en esa zona.

Los asteroides 2015 TX24 y 2005 UR tienen tamaños de entre 200 a 300 metros (656 a 984 pies) de diámetro, pero ninguno de estos representa peligro para la Tierra.

La SAC aclaró que no hay razón alguna para temer ante los resultados del nuevo estudio y exhortó a asistir a las conferencias en el Observatorio de Arecibo, en las que se educará al público sobre estos interesantes temas.

Aquellos que deseen más información sobre las charlas pueden llamar al (787) 878-2612.

La observación de meteoros Táuridas brillantes también fue documentada desde la isla por la Sociedad de Astronomía del Caribe.


💬Ver 0 comentarios