Este descubrimiento demuestra que nuestra comprensión de los planetas más allá de nuestro sistema solar todavía está evolucionando (NASA).

Un grupo de astrónomos estadounidenses descubrió un planeta tres veces el tamaño de Jupiter, cuya rotación la realiza en una órbita en forma ovoide alrededor de su estrella, de acuerdo a un comunicado del Instituto de Tecnología de California.

Este planeta, llamado HR 5183b, “es diferente a los planetas de nuestro sistema solar, más aún, es diferente a todos los demás exoplanetas que hayamos detectado hasta ahora", comentó Sarah Blunt del Instituto de Tecnología de California, y primera autora del nuevo estudio publicado en la revista científica The Astronomical Journal

Y agregó: "Otros planetas detectados lejos de sus estrellas tienden a tener excentricidades muy bajas, lo que significa que sus órbitas son más circulares. El hecho de que este planeta tenga una excentricidad tan alta habla de alguna diferencia en la forma en que se formó o evolucionó en relación con el planeta y otros planetas”.

El planeta fue descubierto mediante el uso de un método conocido como “velocidad radial”, un procedimiento que detecta nuevos mundos al rastrear cómo sus estrellas madre "se tambalean" en respuesta a tirones gravitacionales de esos planetas. 

Los datos necesarios para hacer el descubrimiento del nuevo planeta fueron proporcionados por los observatorios utilizados por California Planet Search; el Observatorio Lick en el norte de California, el Observatorio W. M. Keck en Hawai y por el Observatorio McDonald en Texas.

Los nuevos hallazgos muestran que es posible utilizar el método de velocidad radial para hacer detecciones de otros planetas lejanos sin esperar décadas. 

Para que el planeta recién detectado esté en una órbita tan excéntrica, debe haber recibido una patada gravitacional de algún otro objeto. El escenario más aceptable, proponen los investigadores, es que el planeta alguna vez tuvo un vecino de tamaño similar. 

Cuando los dos planetas se acercaron lo suficiente el uno al otro, uno empujó al otro fuera del sistema solar, forzando a la HR 5183 b a entrar en una órbita altamente excéntrica.

"Este planeta recién descubierto básicamente habría entrado como una bola de demolición, golpeando cualquier cosa que salga del sistema", relató Andrew W. Howard, otro de los autores del estudio.

Este descubrimiento demuestra que nuestra comprensión de los planetas más allá de nuestro sistema solar todavía está evolucionando. Los investigadores continúan encontrando mundos que no se parecen a nada en nuestro sistema solar o en sistemas solares que ya hemos descubierto.

"Copérnico nos enseñó que la Tierra no es el centro del sistema solar y, a medida que nos expandimos para descubrir otros sistemas solares de exoplanetas, esperábamos que fueran copias de carbono de nuestro propio sistema solar, pero solo ha sido uno sorpresa tras otra en este campo", detalló Howard.

"Este planeta recién descubierto es otro ejemplo de un sistema que no es la imagen de nuestro sistema solar, pero tiene características notables que hacen que nuestro universo sea increíblemente rico en diversidad", añadió el astrónomo.


💬Ver 0 comentarios