En el 1956, un huracán como María con tanta lluvia podía ocurrir una vez cada 300 años, pero en el 2017 esa probabilidad se redujo a una vez cada 100 años, de acuerdo a los hallazgos del estudio. (GFR Media) (horizontal-x3)
En el 1956, un huracán como María con tanta lluvia podía ocurrir una vez cada 300 años, pero en el 2017 esa probabilidad se redujo a una vez cada 100 años, de acuerdo a los hallazgos del estudio. (GFR Media)

El huracán María depositó más lluvia sobre Puerto Rico que cualquier otra tormenta o ciclón desde el 1956, efecto que, según un estudio publicado por la Unión Americana de Geofísica (AGU, por sus siglas en inglés), ocurrió a causa del calentamiento global propiciado por los seres humanos.

El estudio realizado por David Keelings (profesor de la Universidad de Alabama), y el asistente de profesor y director del Centro de Estudios Climáticos de la Universidad Estatal de Sonoma, el puertorriqueño José Javier Hernández Ayala, reveló que el devastador ciclón categoría 4 que entró cerca de Yabucoa el 20 de septiembre de 2017 registró el promedio de precipitación más alto de los 129 fenómenos atmosféricos que han afectado a la isla en los últimos 60 años.

Además, Keelings y Hernández Ayala encontraron que huracanes de la magnitud y fuerza de María son casi cinco veces más propensos a formarse hoy día en comparación a la década de 1950.

"Encontramos que la magnitud máxima de la lluvia que depositó el huracán María tiene más probabilidades de ocurrir en el clima de 2017, cuando ocurrió, que cuando se comenzó a recopilar información sobre tormentas en 1950", dijo Keelings.

Otros estudios han atribuido la precipitación récord que dejó el huracán Harvey (17 de agosto al 2 de septiembre de 2017) al cambio climático, pero la comunidad científica no había analizado aún el nivel de precipitación del huracán María. La lluvia extrema de ambos fenómenos causó inundaciones sin precedentes que, junto al huracán Katrina, los convirtió en los tres ciclones tropicales que más pérdidas económicas han causado.

"Algunos aspectos que están cambiando a la larga están asociados con el cambio climático, como el calentamiento de la atmósfera, el aumento en temperatura de los mares y el alza en humedad en la atmósfera. La unión de estos factores aumenta la probabilidad de que fenómenos atmosféricos como María ocurran con mayor frecuencia y depositen grandes cantidades de lluvia", añadió Keelings.

Hernández Ayala, cuya familia sufrió el embate de María, decidió unir esfuerzos con Keelings para determinar cuán inusual fue el comportamiento del ciclón en comparación con otras tormentas que afectaron a Puerto Rico.

Ambos catedráticos analizaron la precipitación registrada por los 129 huracanes que han afectado a Puerto Rico desde el 1956 y encontraron que María produjo el total de lluvia diaria más alto al arrojar 41 pulgadas (1,029 milímetros), colocando al fenómeno entre los 10 huracanes con más lluvia en haber afectado un territorio estadounidense.

Keelings y Hernández Ayala también estudiaron si la cantidad extrema de lluvia de María se debió a variabilidad natural en el clima o si se agravó a causa del cambio climático y el alza en el calentamiento global. Entre sus hallazgos, los geólogos encontraron que un fenómeno como María tiene hasta casi cinco veces (4.85) más probabilidades de formarse en el clima de 2017 que en el clima de 1956 y que ese aumento en la probabilidad no puede ser explicada por ciclos de clima naturales.

En el 1956, un huracán como María, que depositó tanta lluvia, podía ocurrir una vez cada 300 años. Pero en el 2017, esa probabilidad se redujo a una vez cada 100 años, de acuerdo a los hallazgos del estudio.


💬Ver 0 comentarios