La compañía explica la función de una herramienta que ha llamado la atención en Puerto Rico.

En medio de un llano extenso en Juana Díaz se levantan sobre cinco invernaderos inteligentes que tendrán la capacidad de controlar el ciclo de vida de la planta de soya para lograr un “mejoramiento genético” de este cultivo.  

Monsanto, una compañía de biotecnología agrícola que se estableció en la isla en 1993 y que además tiene presencia en San Juan, dio un salto de la investigación genética en campo abierto a este tipo de tecnología con la que pueden regular los factores que inciden sobre la siembra.

Las semillas de soya, algodón y maíz producidas en la isla son enviadas a otras sus instalaciones para investigaciones adicionales y producción a gran escala.

Particularmente, los invernaderos inteligentes que construye la empresa utilizan luces LED de color rosa para acelerar o controlar el crecimiento de la soya en la fase investigativa.

A través de estas luces se busca compensar la diferencia entre la luz natural disponible y la que está en el invernadero para el proceso de fotosíntesis de los cultivos.

Precisamente, estos invernaderos fueron el origen del sorprendente resplandor rosa que se reportó esta semana en el cielo juanadino y que despertó la curiosidad de cientos de usuarios en las redes sociales.

En países como Holanda y Estados Unidos este tipo de tecnología ha tomado gran auge para el desarrollo de un sinnúmero de cultivos.

Según el agrónomo Frederick Ortiz, líder de Operaciones de Cultivos Protegidos de Monsanto, el uso de luces LED les permite poder completar los ciclos de investigación de una forma certera.

Cuando la planta florece ya está en su etapa reproductiva, ahí entonces nos da menos tiempo para hacer nuestro trabajo y esa es la parte que queremos regular”, afirmó Ortiz en un recorrido exclusivo al que endi.com tuvo acceso.

El agrónomo explicó que la soya es un cultivo fotosintético que reacciona a la luz, por lo que el uso de luces LED puede regular directamente todos los ciclos de la planta desde que se siembra hasta que se cosecha.

Con las luces les decimos a las plantas mantente creciendo porque les aumentamos su largo de días. La luz le dice a la soya cuándo florecer, cuándo es momento de hacer vaina”, explicó.

Asimismo, afirmó que el color rosa es el espectro de luz al que la soya responde mejor.

“Es el que ella absorbe y nos ayuda a que la planta se desarrolle de la manera que queremos”, precisó. 

Cada uno de los invernaderos, que son construidos con una inversión inicial de $4.7 millones, cuenta con sensores ambientales que a través de una estación meteorológica ubicada en la planta detecta cuando la temperatura, la humedad y la luz está fuera de los parámetros que se requieren.

La tecnología de los invernaderos responde abriendo el techo, activando abanicos o el sistema de riego.

Todas las estructuras, que ocupan 1.4 acres, fueron construidas por contratistas locales, produciendo así una inyección económica de $3.5 millones.

Otra de las bondades que Ortiz resaltó sobre estos invernaderos es que al ser completamente cerrados se disminuye potencialmente la presencia de insectos que puedan afectar el ciclo de crecimiento de la plata.

Monsanto argumentó que de esta manera se reduce dramáticamente el uso de químicos y pesticidas que en la siembra en campo abierto se hacen más presente.

Entretanto, el agrónomo contó que con el desarrollo de los invernaderos inteligentes Monsanto busca “entregar la tecnología lo más rápido posible al mercado”.

“Mientras mejor protegemos nuestros proyectos de investigación, y más exitosos somos, más rápido llegamos al mercado”, destacó Ortiz.

Por su parte, Eric Torres, gerente de Operaciones de Monsanto en la isla, explicó que desde que la empresa desarrolla una variedad de semillas y estas salen al mercado pueden tardar ocho años.

Igualmente, mencionó que todas las semillas de soya que Monsanto vende en el mundo en algún momento de su etapa de investigación pasan por la planta de Juana Díaz.

“Si yo siembro la soya en el campo, la cosecho en 90 días, lo único que puedo tener son 20 semillitas por planta. Si le pongo luz, puedo llegar a 3,000 o 2,000 semillas por mata”, dijo Torres sobre las bondades del invernadero y su impacto en el mercado.

¿El cielo se pintará de rosa todas las noches?

Ortiz sostuvo que el avistamiento del resplandor rosado en el cielo que se produjo esta semana fue producto de una serie de pruebas y calibraciones del sistema de luces LED en los invernaderos.

También rechazó que la norma de la empresa, una vez el sistema entre en funciones, sea tener las luces encendidas durante las noches y que de paso algún tipo de contaminación lumínica en el área.

“Para poder calibrar las luces necesitábamos exponer al invernadero a rangos extremos y de la única manera de lograr tener esos rangos, teniendo oscuridad total afuera y luz adentro, es en la noche”, recalcó.

Los invernaderos en su mayoría funcionarán durante el día para dejar a las plantas descansar. 

Por su parte, el gerente de Asuntos de la Comunidad de Monsanto, Miguel Pereira, mencionó que en la última reunión trimestral que la compañía tuvo con las comunidades aledañas a la planta se informó sobre la puesta en marcha de las luces LED en los invernaderos.

Hasta el momento, la compañía no ha recibido quejassobre las pruebas que han realizado en el área.

La empresa dijo que para este proyecto no han requerido ningún permiso especial y que el Municipio de Juana Díaz fue alertado sobre el inicio del proyecto.

Se espera que para noviembre todos los invernaderos inteligentes estén en funciones.

Oposición histórica

Por años las operaciones de Monsanto en la isla han contado con diversos grupos y protestas en contra de sus investigaciones de mejoramiento genético de semillas.

Grupos como Nada santo sobre Monsanto, que acoge a consumidores y agricultores orgánicos, han señalado a la compañía de de usar desmedidamente y agroquímicos y sustancias tóxicas en sus cultivos.

De hecho, el año pasado decenas de ciudadanos marcharon en Isabela en contra de la empresa norteamericana.

Monsanto ha generado polémicas alrededor del mundo debido a múltiples denuncias sobre perjuicios a la salud, impactos ambientales negativos y el desconocimiento acerca de los efectos que podría producir la alteración genética de los alimentos.


💬Ver 0 comentarios