(semisquare-x3)
El satélite indio fue destruido a una altitud relativamente baja, es decir, a unas 186 millas de la superficie terrestre (EFE).

Hace unos días, el gobierno de la India anunció la destrucción de uno de sus propios satélites por medio de un misil, algo que solo podrían lograr potencias espaciales como Estados Unidos, Rusia y China.

Sin embargo, la NASA reveló recientemente que esa acción no resultó en nada bueno, ya que esta prueba creó desechos espaciales que ponen en peligro la seguridad de los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Así lo señaló el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, durante una sesión de preguntas y respuestas realizada con empleados de la agencia espacial estadounidense en Washington.

Al respecto, el experto comunicó que se habían identificado estos escombros girando en la órbita baja de la Tierra, desde la demostración de la capacidad defensiva de la India en el espacio.

“Crear un evento que envíe escombros a un pico más alto que la Estación Espacial Internacional es algo terrible… Este tipo de actividad es incompatible con el futuro de los vuelos tripulados. Es inaceptable”, comentó Bridenstine.

Aunque el satélite indio fue destruido a una altitud relativamente baja, es decir, a unas 186 millas de la superficie terrestre, varios de los escombros han alcanzado una altitud mayor que la EEI bajo el efecto de la destrucción.

Según datos de la NASA, el riesgo de impacto contra el complejo orbital por esta clase de fragmentos se elevó en un 44% durante 10 días, aunque la Estación Espacial tiene medios para esquivarlos.


💬Ver 0 comentarios