"En un ambiente cerrado, sin corrientes de aire, desaparecen en una ventana de tiempo de entre ocho y 14 minutos", afirman en su trabajo. (Shutterstock)

Las pequeñas gotitas que expulsa una persona infectada con coronavirus al hablar fuerte, y en espacios cerrados, podrían hacer que el virus se mantenga en el aire entre ocho y 14 minutos, según un estudio de investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) que se publica en el Proceedings of the National Academy of Science (PNAS).

Los científicos utilizaron una emisión intensa de luz láser para visualizar estas partículas producidas durante el habla mientras se pronunciaba una frase repetidamente. Les pidieron a voluntarios que durante 25 segundos dijeran varias veces " Stay healthy " (mantente saludable).

Eligieron esa frase porque en inglés, el sonido "th", similar a una "z" en español, genera abundante cantidad de gotitas que se expulsan al aire circundante y encontraron que, cuando se habla fuerte, pueden emitirse miles de gotitas por segundo. "En un ambiente cerrado, sin corrientes de aire, desaparecen en una ventana de tiempo de entre ocho y 14 minutos", afirman en su trabajo.

Estas observaciones confirman que hay una probabilidad sustancial de que las conversaciones normales en las que participa un individuo infectado o más puedan transmitir el virus en ambientes confinados, agregan.

Este estudio se suma a una cantidad de evidencias que hasta ahora no eran concluyentes acerca de si es posible transmitir el virus a través del aire, y no solo de las superficies contaminadas, y a qué distancia, un dato importante porque incide en su propagación y en las decisiones sobre cómo protegerse mejor.

En este caso, la observación avalaría el uso de máscaras faciales o tapabocas, una conducta que se impuso para todos los habitantes de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires . Los autores del trabajo afirman que durante una conversación de un minuto en voz alta podrían generarse más de 1000 gotitas que contienen virus. Estos resultados sugieren que hablar en ambientes cerrados podría entrañar un riesgo sustancial de transmisión viral.


💬Ver 0 comentarios