(horizontal-x3)
Nuevamente llegó a verlo el 27 de enero de 1613. (Instagram / _world_of_universe_)

El 28 de diciembre se cumplieron 406 años desde la primera vez que Neptuno fue observado, un hallazgo que fue hecho por Galileo, aunque este famoso personaje de la historia catalogó por error al planeta como una estrella. 

Una serie de dibujos hechos por Galileo son la prueba de que logró descubrir a Neptuno en el año 1612, y nuevamente llegó a verlo el 27 de enero de 1613. Ambas ocasiones creyó que se trataba de una estrella fija, cuando apareció entre las lunas de Júpiter en el cielo nocturno. 

La historia revela que se creía que Neptuno era una estrella azul y fija, por eso no se le atribuía a Galileo este descubrimiento, además de que su tamaño en los pequeños telescopios no lo hacía parecer claramente como un planeta. 

El astrónomo italiano también localizó las cuatro lunas más grandes de Júpiter, los satélites galileanos, que son Europa, Ío, Ganimedes y Calisto. 

Además, años atrás se creía que el movimiento de Neptuno era demasiado lento, por lo que su tamaño, aparentemente pequeño y la forma en que se veía en los telescopios, no ayudó a que Galileo lo definiera como un planeta. 

A pesar de ello, David Jamieson, astrónomo de la Universidad de Melbourne, considera que existen evidencias de que en realidad Galileo sabía que había algo extraño en esta estrella.

Sin embargo, no se conocen evidencias de que publicara tal cosa, ni de que intentara nuevas observaciones, por lo que hasta 1846, con ayuda de los telescopios más modernos, ya se decretó a Neptuno como un planeta. 


💬Ver 0 comentarios