Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El hallazgo de estos cráneos es un auténtico rompecabezas para la comunidad científica. (www.cambridge.org / Sara Gummesson)

A través de los años y en base a una gran cantidad de descubrimientos arqueológicos, el hombre ha podido estudiar el comportamiento de muchas de las culturas que rigieron nuestro planeta miles de años atrás.

Inclusive, estas investigaciones han ido más allá, por lo que logran comprender y estudiar los pasos de los primeros pobladores de la Tierra.

Mediante una publicación por parte de la Universidad de Cambridge se dio a conocer que un grupo de investigadores encontró una extraña tumba de hace aproximadamente 8,000 años que contenía una gran cantidad de cráneos clavados en estacas.

Lo más llamativo del caso es que estos restos fueron localizados en el fondo de un antiguo lago de Kanaljorden, en Suecia.

De acuerdo con la publicación se pudo saber que los cráneos fueron desarticulados y colocados intencionalmente en ese lugar. Además, se pudo saber que dichos fósiles  presentaban patrones traumáticos después de morir, mientras que los restos de las estacas de madera fueron recuperados dentro de dos cráneos, lo que indica que habían sido montados.

Las investigaciones señalan que el comportamiento sociocultural de los cazadores-recolectores del Mesolítico escandinavo de aquel lugar, siempre ha sido difícil de entender debido a la escasez de sitios hasta ahora investigados, y esta acción relativamente macabra puede ayudar a comprender la manera en que aquellos pobladores manejaban el tema de la muerte.

En la cueva se pudieron localizar cráneos de hombres, mujeres y niños que fueron clavados al suelo mediante estacas de madera. Ninguno presenta mandíbula inferior, y aunque no es la primera vez que se puede documentar este tipo de acciones causa extrañeza porque ninguno de estos comportamientos habían sido tan antiguos.

La falta de mandíbula sugiere que los cráneos fueron exhibidos, y las heridas insinúan que se pudo haber tratado de algún tipo de esclavo, hecho que representaría algo inédito para los cazadores de aquella época.

Finalmente, los investigadores señalaron que este descubrimiento no deja de ser desconcertante y relevante para la comunidad científica, quienes pudieron saber más sobre el comportamiento de aquellos hombres así como sus costumbres en su vida diaria.


💬Ver 0 comentarios