La ola generada por la erupción comenzó siendo de entre 328 y 492 pies de altura (EFE).

El volcán Anak Krakatoa, ubicado en Indonesia, es uno de los más activos en el mundo, y en diciembre de 2018 dio una muestra de su poder al registrar una erupción que provocó la muerte de más de 400 personas.

Sin duda alguna las consecuencias por ese fenómeno fueron muy graves, debido a que la erupción envió una ola que llegó a la isla de Sumatra con una altura de entre 16 y 32 pies, aunque las consecuencias pudieron ser peores.

Así lo determinó un grupo de investigadores de la Universidad Brunel de Londres y la Universidad de Tokio, al señalar que el tsunami generado por el volcán, comenzó siendo una ola de entre 328 y 492 pies de altura.

De acuerdo con los expertos, el desastre podría haber sido significativamente mucho peor si la ola se hubiera desplazado hacia costas más cercanas.

“Cuando los materiales volcánicos caen al mar, causan el desplazamiento de la superficie del agua”, dijo el doctor Mohammad Heidarzadeh, profesor asistente de la Universidad Brunel y quien dirigió el estudio.

“Es similar a tirar una piedra a una bañera, causa olas y desplaza el agua. En el caso del volcán Anak Krakatoa, la altura del desplazamiento del agua causada por los materiales del volcán fue de más de 329 pies”, agregó en un comunicado.

Aunque la altura de la ola se redujo rápidamente, gracias a los efectos conjuntos de la gravedad que empuja la masa de agua hacia abajo y la fricción generada entre la ola de tsunami y el fondo marino, todavía tenía más de 262 pies de altura cuando golpeó una isla deshabitada solo unas pocas millas de distancia.

"Afortunadamente, nadie vivía en esa isla", dijo Heidarzadeh. "Sin embargo, si hubiera una comunidad costera cerca del volcán, por ejemplo, dentro de las 3 millas, la altura del tsunami habría estado entre 164 y 229 pies cuando golpeó la costa".

Esta investigación, publicada en la revista Ocean Engineering, es importante para las comunidades costeras que viven cerca de los volcanes en todo el mundo, ya que es la primera en demostrar que la erupción volcánica de Anak Krakatoa pudo generar una ola tan grande en diciembre de 2018.


💬Ver 0 comentarios