Tras el accidente, el ministerio de Defensa declaró que estos hechos ocurrieron durante la prueba de un "motor-cohete de propulsión" a combustible líquido (EFE).

Expertos estadounidenses consideran que este accidente podría estar relacionado con las pruebas del misil de crucero "Burevestnik", una de las nuevas armas "invencibles" de las que alardeaba el presidente Vladimir Putin a comienzos de este año.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se negó este martes a confirmar que se tratase del "Burevestnik", pero sostuvo que el nivel ruso en cuanto a misiles con motores nucleares "excede significativamente el alcanzado por otros países y es bastante excepcional".

Mientras homenajeaba a los cinco miembros de su personal fallecidos, y sin ser tan precisa, la agencia nuclear rusa, Rosatom, aseguró que "continuará el trabajo sobre este nuevo tipo de armas que, bajo cualquier circunstancia, se hará hasta el final".

"Cumpliremos los deberes que nos ha confiado nuestra Patria. Su seguridad estará por completo garantizada", señaló el jefe de Rosatom, Alexéi Lijachev, citado por las agencias de prensa rusas.

Antes, el ejército había anunciado la muerte de dos "especialistas", sin que quedara claro si están incluidos entre los cinco fallecidos mencionadas por la agencia rusa. Otras tres personas resultaron heridas el jueves en este accidente, víctimas de quemaduras, señaló Rosatom.

Según la agencia, sus especialistas brindan asistencia en ingeniería y soporte técnico en lo que se refiere a la "fuente de energía" del motor del misil que explotó, lo que ocurrió en una "plataforma marítima" y provocó la caída de varios trabajadores al mar.

"No hubo contaminación radioactiva", según Rusia

Inmediatamente tras el accidente, el ministerio de Defensa sólo declaró que estos hechos ocurrieron durante la prueba de un "motor-cohete de propulsión" a combustible líquido, pero sin describir al accidente como vinculado con la energía nuclear.

Después afirmó que "no hubo contaminación radiactiva", pero el ayuntamiento de la ciudad de Severodvinsk, ubicada a unas 18 millas de la base de Nionoska, donde ocurrió la explosión, había publicado que "registró una leve alza de la radioactividad", anuncio que luego retiró.

El 8 de agosto de 2019, inmediatamente después de la explosión, "seis de los ocho sensores de Severodvinsk registraron que los niveles de radiación eran entre cuatro y dieciséis veces superiores a lo habitual", informó Rosguidromet, la agencia rusa de meteorología, en un comunicado.

Rosguidromet precisa que estos niveles de radioactividad se redujeron rápidamente y por la tarde volvieron a la normalidad, sin implicar ningún peligro para la salud. 

Trump desmentido por compatriota experto

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró el lunes saber "mucho" sobre la explosión, y llegó a asegurar que Estados Unidos dispone de un arma similar, algo que un respetado experto desmintió inmediatamente.

"Estados Unidos conoce muchas cosas sobre la explosión de un misil defectuoso en Rusia", tuiteó Trump, mencionando el misil "Skyfall". "Nosotros disponemos de una tecnología similar, pero más avanzada", aseguró.

"Esto es raro. Nosotros no tenemos un programa de misiles de crucero de propulsión nuclear", replicó también en Twitter el experto Joe Cirincione. "Intentamos desarrollar uno en los años 1960, pero era demasiado delirante, demasiado inviable, demasiado cruel, incluso para aquellos años locos de la Guerra Fría", aseguró Cirincione, presidente de la fundación Ploughshares Fund, que aboga por la desnuclearización mundial.


💬Ver 0 comentarios