La tortuga marina tenía pocas semanas de vida y ya había ingerido 104 fragmentos de plástico (Facebook/Gumbo Limbo Nature Center).

Una cría de tortuga boba (Caretta caretta) fue hallada sin vida por Emily Mirowsky, una joven de 29 años, en la playa Boca Raton, Florida.

Sin embargo, al trasladar al reptil a un refugio para que se le realizara la autopsia, se encontró que la muerte de la tortuga fue a causa de que esta ingirió 104  fragmentos de plástico antes de fallecer, que van desde una envoltura, hasta un listón utilizado para bolsas de basura. 

Encontramos un pedazo de globo. Hubo un envoltorio que sale de las botellas'”, dijo Whitney Crowder, coordinadora de rehabilitación de tortugas marinas en el Gumbo Limbo Nature Center en Boca, de acuerdo al periódico de Fort Lauderdale, Florida, Sun-Sentinel.

Después de que el centro compartió una foto de la tortuga junto a los residuos de plástico en Facebook, la imagen rápidamente fue compartida más de 3,100 veces.

“Fue difícil identificar los diferentes tipos de plásticos descompuestos”, dijo Crowder. “Me sorprendió y me sentí muy agradecida de que se haya compartido tantas veces”.

Asimismo, en la publicación de Facebook, el centro señaló que “este es un triste recordatorio de que todos debemos hacer nuestra parte para mantener nuestros océanos libres de plástico”.

“Es la temporada de anidación en Gumbo Limbo y pequeñas tortugas débiles se están anidando a lo largo de la costa y necesitan nuestra ayuda. Desafortunadamente, no todas las tortugas sobreviven. El 100% que no lo hicieron tenían plástico en sus vías intestinales”.

En la mencionada red social, algunos usuarios se sorprendieron de que tanto plástico pudiera caber dentro de una tortuga tan pequeña.

“Sí, todo este plástico provino de una pequeña tortuga. El plástico los tapa y los hace entrar en shock séptico. Realizamos necropsias en todas las tortugas que mueren bajo nuestro cuidado, así es como determinamos la causa de la muerte. La contaminación plástica es el mundo triste en el que vivimos ahora. Debemos hacerlo mejor”, respondió el centro a un comentario publicado.

Este problema mundial ha crecido tanto en el sur de Florida, que se ha realizado un documental porparte de la estación de radio pública para el sur de Florida y los Cayos, "WLRN", sobre ese tema el cual se titula, “Troubled Waters: A Turtle’s Tale”, que explora cómo los humanos y el cambio climático están afectando a las pequeñas criaturas marinas de la región.

La película cuya duración es de una hora, destaca el trabajo del Gumbo Limbo Nature Center, donde los conservacionistas rescatan y rehabilitan a las tortugas marinas heridas que se encuentran enredadas en la basura, envenenadas por aguas tóxicas y golpeadas por botes. 

Los conservacionistas que aparecen en el documental dicen que casi el 100% de las tortugas marinas bebés se encuentran con vientres llenos de plásticos. Eso puede conducir a defectos de nacimiento y muerte prematura.

El centro que lleva trabajando 35 años, es administrado por la ciudad de Boca Raton, Florida Atlantic University y Friends of Gumbo Limbo. El personal monitorea anualmente más de 1,300 nidos de tortugas marinas a lo largo de cinco millas de playas en el condado de Palm Beach.


💬Ver 0 comentarios