Al captar la galaxia NGC 5468 de frente, se puede apreciar el patrón espiral abierto como pocas veces lo logra captar el telescopio (NASA).

El telescopio espacial Hubble de la NASA, un proyecto en conjunto con la Agencia Espacial Europea, ha capturado una gran cantidad de bellas imágenes desde su lanzamiento en 1990, y esta vez no fue la excepción.

Se trata de la asombrosa y deslumbrante imagen del patrón en espiral de la galaxia NGC 5468, la cual ha sido el hogar de una serie de supernovas o explosiones que ocurren cuando mueren las estrellas.

A pesar de estar a poco más de 130 millones de años luz de distancia, la orientación de la galaxia con respecto a nosotros hace que sea más fácil detectar estas nuevas "estrellas" a medida que aparecen.

Al captar la galaxia NGC 5468 de frente, se puede apreciar el patrón espiral abierto como pocas veces lo logra captar el telescopio, según reveló la NASA en un comunicado.

Los científicos explican que, tras morir, las estrellas explotan catastróficamente. Tales detonaciones, conocidas como supernovas, pueden ser observadas en la galaxia fotografiada.

Las explosiones pueden dar como resultado un objeto intensamente brillante en el cielo, capaz de rivalizar con la luz de una galaxia entera.

El telescopio espacial Hubble se lanzó a bordo del transbordador espacial Discovery en 1990. La NASA señala que el telescopio en órbita estaba pensado para durar 15 años, pero ha estado en funcionamiento durante más de 28.


💬Ver 0 comentarios