La histórica fotografía se obtuvo gracias a una red de ocho observatorios situados en distintos puntos del mundo.

El descubrimiento más importante del año es la primera publicación de una imagen real de un agujero negro, según la revista Science.

Este hecho fue el pasado abril, luego de que un grupo de científicos trabajó durante dos años para lograrlo.

En abril de 2017, astrónomos de varias partes del mundo comenzaron a mirar áreas específicas del cielo. Durante 10 días, ocho observatorios en Chile, Estados Unidos, México, España y el Polo Sur -que conforman el Event Horizon Telescope Consortium (EHT)- tomaron datos de dos agujeros negros: Sagitario A, situado en el centro de la Vía Láctea a 28 mil años luz, y M87 ubicado en la constelación Messier a unos 87 millones de años luz.

"Esto es parte de un camino de 20 años, donde solo teníamos observaciones indirectas de agujeros negros", dice Violette Impelizzeri, astrónoma de ALMA (Atacama Large Millimeter Array) y parte de los encargados de la VLBI (Interferometría de Muy Larga Base), la técnica que permitió sumar el poder de todos los instrumentos y convertirlo en un enorme telescopio.

"Los agujeros negros son el límite más extremo del universo para comprobar las teorías de Einstein, por ser muy compactos y densos", agregó. Con la imagen se comprobó que el famoso físico estaba en lo correcto.

Pero además de su importancia científica, la imagen se convirtió en un hit mundial. No solo apareció en los medios de comunicación alrededor del planeta, sino que además se volvió viral en las redes sociales. "Esto demostró que a la gente sí le importa lo que pasa en el cielo", opinó la astrónoma.

Entre los otros descubrimientos del año están los detalles desentrañados sobre el impacto del asteroide que extinguió a los dinosaurios. Muestras tomadas de un cráter describieron el caós de rocas derretidas y pulverizadas resultado del descomunal golpe, mientras que olas gigantes se desplazaban hacia todos lados barriendo los incendios producidos tras el impacto. La vida se habría recuperado mucho antes de lo estimado.

Los medicamentos que lograron que el 70% de los pacientes con ébola sobrevivieran es otro de los eventos destacados. El virólogo congolés Jean-Jacques Muyembe Tamfum encabezó el avance y fue destacado como uno de los personajes del año por la revista Nature.

Por el lado tecnológico, Science realzó un logro de científicos de Google. Ellos consiguieron que un computadorcuántico resolviera un problema abstracto en solo 200 segundos, algo que a un supercomputador "normal" le tomaría 10 mil años. También destacó la mano de póker que ganó un programa de inteligencia artificial a algunos de los mejores jugadores del mundo.

La lista de Science siempre tiene una elección de sus lectores y este año la ganó denisovanos. En septiembre pasado, científicos lograron reconstruir la apariencia de una niña denisovana a partir de ADN. Esta especie habría rondado los parajes de Asia hasta hace unos 50 mil años atrás, pero además se habría mezclado con los neandertales y con el hombre moderno.

"Lo interesante es que la mayoría de lo que se ha descubierto de esta especie ha sido a través de la genética", dice Miriam Pérez de los Ríos, académica de Antropología de la Universidad de Chile. Esto, principalmente, porque los restos que se tienen son muy escasos. Además, se descubrió que los denisovanos desarrollaron la capacidad de vivir en altura, la misma que tienen hoy los habitantes del Tíbet.

Este año, la revista Nature destacó a cuatro mujeres y seis hombres como los personajes del año. Entre estos últimos se encuentra Muyembe Tamfum, quien lidera el avance más importante contra el Ébola.

A mediados de año, el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil entregó un reporte sobre la deforestación en la Amazonía. El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que los científicos habían mentido en el reporte y que Ricardo Galvão, cabeza del instituto en ese momento, estaba coludido con los ambientalistas. Al día siguiente, el mismo Galvão defendió el informe, acusó de cobardía al Presidente y le pidió una reunión cara a cara. Por ello perdió su trabajo, pero se volvió un héroe científico.

La ecóloga argentina Sandra Díaz es la única mujer entre los tres científicos que lideran el informe IPBES. Entregado en mayo pasado, el análisis más exhaustivo hecho hasta ahora sobre biodiversidad, en el que advirtió que un millón de especies van camino a la extinción por las actividades humanas.

No es científica y ni siquiera es mayor de edad, pero Nature también incluyó en su lista a la activista sueca Greta Thunberg. "Los científicos han pasado décadas advirtiendo sobre el cambio climático, pero no pudieron impulsar la atención mundial como lo hizo Thunberg este año", se lee en el recuento.


💬Ver 0 comentarios