El hielo marino afecta los ecosistemas locales, los patrones climáticos regionales y globales, y la circulación de los océanos (Shutterstock).

Este 2019 ha sido el segundo año más caluroso desde 1900. Esto tuvo como consecuencia que el nivel de hielo en el Ártico bajara en la misma proporción, según detalló el boletín anual de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

Cabe señalar que, en la Tierra, el calentamiento global no ocurre uniformemente y desde la década de 1990, en el Polo Norte, crece el doble de rápido. A este fenómeno los expertos le llaman amplificación ártica.

"El 18 de septiembre de 2019, la extensión del hielo marino se redujo a 1.60 millones de millas cuadradas, efectivamente empatado con el segundo mínimo más bajo en el registro satelital junto con 2007 y 2016", escribió el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC) en su sitio web.

"Esta parece ser la extensión más baja del año. En respuesta a la puesta del sol y la caída de las temperaturas, la extensión del hielo comenzará a aumentar durante el otoño y el invierno. Sin embargo, un cambio en los patrones de viento o un período de derretimiento a fines de la temporada aún podría impulsar la extensión del hielo más baja".

El hielo en el océano Ártico tiende a expandirse y espesarse durante los meses más fríos de otoño e invierno, y tiende a adelgazarse durante los meses más cálidos de primavera y verano. Pero ese no ha sido el caso en las últimas décadas debido al aumento de las temperaturas, que ha resultado en menos hielo marino durante todo el año.

Una pérdida de hielo marino significa una pérdida de reflectividad de los rayos solares y mayores aumentos en las temperaturas globales, advierten los investigadores.

Sin embargo, existen otras preocupaciones urgentes, agregan. La pérdida de hielo marino ahora plantea serias amenazas para las especies del Ártico: sus focas, peces, lobos, zorros y osos polares.

"La cadena alimentaria del Ártico se basa en una plataforma estable de hielo marino y ahora está desapareciendo, poniendo en riesgo la vida silvestre de la región", dijo el ecólogo marino Tom Brown, de la Asociación Escocesa de Ciencias del Mar (Sams), en Oban.

"La extensión mínima de hielo marino de este año muestra que no hay señales de que la capa de hielo marino se esté recuperando", dijo Claire Parkinson, científica sénior del cambio climático en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

“La tendencia a largo plazo para la extensión del hielo marino del Ártico ha sido definitivamente descendente. Pero en los últimos años, la extensión es lo suficientemente baja como para que las condiciones climáticas puedan convertir la extensión de ese año en particular en un nuevo récord bajo o mantenerlo dentro del grupo de los más bajos“, según detalla The Guardian.


💬Ver 0 comentarios