Los ratones con telómeros más largos de lo normal viven más y con mejor salud, sin cáncer ni obesidad (Shutterstock).

Un grupo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas de España (CNIO), encabezados por su directora, María Blasco, logró el desarrollo de ratones con un 13% de mayor longevidad.

Esto se debe a que son los primeros ratones nacidos con telómeros mucho más largos de lo normal en su especie, lo que les permite retrasar el envejecimiento, vivir con mejor salud, sin cáncer ni obesidad.

Los telómeros conforman el extremo de los cromosomas, en el núcleo de cada célula del cuerpo. Su función es proteger la integridad de la información genética contenida en el ADN.

Cada vez que las células se dividen, los telómeros se acortan un poco, así que una de las principales características del envejecimiento es la acumulación de telómeros cortos en las células.

"El acortamiento de los telómeros se considera uno de los indicadores de envejecimiento, dado que bastan los telómeros cortos para provocar el envejecimiento del organismo y reducir la duración de la vida", explican los investigadores en el estudio publicado en Nature Communications.

Todo empezó con una investigación que data de 2009. El equipo de María Blasco estaba trabajando con células IPS, que son líneas de células adultas a las que se les ha devuelto la pluripotencia o capacidad de generar un organismo completo.

Al cultivarlas, comprobaron que después de varias divisiones los telómeros se mostraban el doble de largos de lo que sería normal en ese caso. Las células IPS, a pesar de ser adultas, se comportan como las embrionarias, por lo que decidieron comprobar si ocurría lo mismo en estas.

Posteriormente, observaron que las células exhiben en sus telómeros ciertas marcas bioquímicas que facilitan su alargamiento a través de una enzima, llamada telomerasa.

El hallazgo de 2009 abría las puertas a la posibilidad de conseguir telómeros más largos sin necesidad de manipular el material genético. Solo era necesario investigar si esas células embrionarias podían evolucionar hasta dar lugar a un ratón completo.

Uno de los retos de futuro, según reveló Blasco, es "generar una estirpe de ratones que transmitan estos telómeros hiperlargos a las siguientes generaciones y ver si esto sigue alargando su longevidad".


💬Ver 0 comentarios