El equipo identificó 14 mutaciones distintas del virus SARS-CoV-2 que ocurrieron entre las más de 30,000 parejas de ARN que componen la secuencia genética del patógeno. (AP)

Un grupo de científicos del Laboratorio Nacional Los Alamos en Nuevo México publicó los hallazgos preliminares de una investigación que encontró que una nueva cepa del coronavirus SARS-CoV-2 parece ser mucho más contagiosa que la cepa original que ocasión la pandemia de COVID-19.

La nueva cepa fue identificada en Europa durante el mes de febrero y luego dio el salto a la costa este de los Estados Unidos, donde se convirtió en la cepa dominante en el mundo desde mediados de marzo, explicaron los investigadores.

Aparte de su capacidad de propagarse con gran rapidez, la cepa con la mutación G614 también causa que las personas contagiadas sean susceptibles a una segunda infección. La cepa original del coronavirus SARS-CoV-2 en Wuhan, China, fue identificada como D614.

La mutación de la cepa G614 ocurrió en las espigas que cubren la superficie del virus y que facilitan el proceso de invadir las celulas del sistema respiratorio de los seres humanos. Aunque la mayoría de las investigaciones se concentran en encontrar una vacuna mediante el estudio de la secuencia genética de la cepa original, las vacunas que se desarrollen podrían no ser efectivas contra la cepa G614, indicaron los investigadores.

Los datos ofrecidos por los científicos en el documento publicado en el portal BioRxiv encontraron que la cepa G614 se propagó con mayor rapidez que la cepa original y que, unas semanas después, se convirtió en la cepa dominante en múltiples países.

El equipo identificó 14 mutaciones distintas del virus SARS-CoV-2 que ocurrieron entre las más de 30,000 parejas de ARN (Ácido Ribonucleico) que otros científicos sostienen forman parte de la secuencia genética del patógeno.

"La historia es preocupante, pues hemos visto una mutación a poco tiempo del surgimiento del virus, y en el mes de marzo se convirtió en la cepa dominante. Cuando un virus con esta mutación tiene contacto con la población, se apoderan de la epidemia y se tornan más contagiosos", escribió Bette Korber, una biologa computacional del Laboratorio Los Alamos.

Los científicos llegaron a los hallazgos mediante el uso de análisis computacional de más de 6,000 secuencias de coronavirus de alrededor del mundo y recopilados por la Iniciativa Global para compartir Información de la Influenza.

Italia fue uno de los primeros países cuya población se contagió con la cepa G614, en la última semana de febrero, casi al mismo tiempo que la cepa original D614 apareció. Washington fue de los primeros estados en ser impactado por la cepa original de Wuhan, pero para el 15 de marzo la cepa G614 ya era la dominante en los contagios.

En el caso de Nueva York, la cepa 614D llegó el 14 de marzo, pero en cuestión de semanas la cepa G614 superó a la D614.


💬Ver 0 comentarios