Parker Solar Probe viajará a través de la atmósfera del Sol, más cerca de la superficie que cualquier nave espacial anterior (horizontal-x3)
Parker Solar Probe viajará a través de la atmósfera del Sol, más cerca de la superficie que cualquier nave espacial anterior. (Fuente / Goddard Space Flight Center de la NASA)

El Sol es el corazón de nuestro sistema solar. Su atracción gravitatoria es lo que mantiene todo aquí, desde el pequeño Mercurio hasta los gigantes gaseosos como la nube Oort, a 186 billones de millas de distancia.

Pero a pesar de que el Sol tiene una atracción tan poderosa, es sorprendentemente difícil ir hasta este astro, pues se necesitan 55 veces más energía para ir al Sol que para ir a Marte.

¿Por qué es tan difícil? La respuesta está en el mismo hecho que evita que la Tierra se precipite hacia el Sol: nuestro planeta viaja muy rápido, aproximadamente 67,000 millas por hora, casi completamente de costado en relación con el Sol. La única manera de llegar a este es cancelar ese movimiento lateral.

Es por ello que la NASA lanzará la sonda Parker Solar Probe este sábado, la cual se deslizará a través de la atmósfera del Sol y solo necesita bajar 53,000 millas por hora de movimiento lateral para llegar a su destino, aunque eso no es tarea fácil. 

Una vez lanzada, la sonda Parker Solar Probe realizará siete asistencias de gravedad en Venus durante su misión de siete años, para arrojar la velocidad lateral hacia el pozo de energía orbital de ese planeta.

 

Estas ayudas de gravedad acercarán la órbita de Parker Solar Probe al Sol para una aproximación récord de solo 3.83 millones de millas desde la superficie visible del astro en las órbitas finales.

Aunque estará perdiendo velocidad para acercarse al Sol, Parker Solar Probe recuperará la velocidad general reforzada por la extrema gravedad, por lo que también batirá el récord de los objetos humanos más rápidos jamás fabricados, alcanzando las 430,000 millas por hora en sus órbitas finales.

La misión y los equipos de lanzamiento de Parker Solar Probe concluyeron una exitosa revisión. Los equipos están preparando el despegue para este sábado a bordo de una nave espacial de United Launch Alliance, la Delta IV Heavy.

La misión histórica de Parker Solar Probe de la NASA revolucionará nuestra comprensión del Sol, donde las condiciones cambiantes pueden propagarse al sistema solar y afectar a la Tierra y otros mundos. 

Parker Solar Probe viajará a través de la atmósfera del Sol, más cerca de la superficie que cualquier nave espacial anterior, enfrentando un calor brutal y condiciones de radiación, y finalmente brindando a la humanidad las observaciones más cercanas de una estrella.

La sonda realizará sus investigaciones científicas en una región peligrosa de calor intenso y radiación solar. Volará lo suficientemente cerca del Sol para observar cómo el viento solar pasa de ser subsónico a supersónico, y volará a través del lugar de nacimiento de las partículas solares de mayor energía.

Para llevar a cabo estas investigaciones sin precedentes, la nave espacial y los instrumentos estarán protegidos del calor del Sol por un escudo compuesto de carbono de 4,5 pulgadas de espesor, que deberá soportar temperaturas fuera de la nave que alcancen casi 2,500 °F.

Los principales objetivos de la ciencia para la misión son rastrear cómo la energía y el calor se mueven a través de la corona solar y explorar qué es lo que acelera el viento solar y las partículas energéticas solares. 

Los científicos han buscado estas respuestas por más de 60 años, pero la investigación requiere enviar una sonda a través del calor de 2,500 grados Fahrenheit de la corona.

Hoy en día, esto es finalmente posible con avances de ingeniería térmica de vanguardia que pueden proteger la misión en su peligroso viaje.


💬Ver 0 comentarios