Esta hembra de leopardo negro fue captada mientras caminaba en el campo de Laikipia, Kenia (semisquare-x3)
Esta hembra de leopardo negro fue captada mientras caminaba en el campo de Laikipia, Kenia. (Twitter/ @willbl)

Fue en el año de 1909 cuando un extraño leopardo negro se dejó ver en África, y desde entonces el animal se convirtió en solo una leyenda, hasta ahora.

Y es que 110 años después, apareció un nuevo ejemplar de esta rara especie en Kenia, donde pudo ser fotografiado por el británico Will Burrard-Lucas.

Todo se logró gracias a una serie de trampas con las que el fotógrafo atrajo a este peculiar felino, y para lograr las imágenes, se instaló un equipo especial que incluía sensores de movimiento inalámbricos, cámaras DSLR de alta calidad y varios flashes.

Las cámaras captaron a una hembra negra joven, que estaba paseando por las llanuras de Laikipia, en Kenia, con un leopardo más grande, de color normal, que sería su madre.

“¡Qué animal impresionante!”, escribió Burrard-Lucas en Twitter, donde compartió algunas de sus fotografías.

Curiosamente, poco antes de que Burrad-Lucas difundiera sus imágenes, un equipo de científicos del Instituto de Investigación sobre Conservación de San Diego, y del Loisaba Conservancy de Kenia habían publicado en la revista científica African Journal of Ecology un artículo en el que se confirmaba la presencia de un ejemplar negro de leopardo africano.

Nick Pilfold, científico global del Zoológico de San Diego, dijo que un equipo de biólogos había colocado cámaras de vida silvestre manejadas a control remoto para rastrear a la población de leopardos cerca del sitio de conservación de Loisaba, en el condado de Laikipia el año pasado, cuando escucharon informes no confirmados de un posible avistamiento de un leopardo negro.

Los leopardos negros pueden haber estado viviendo en Kenya todo el tiempo, pero hasta ahora no había imágenes que confirmaran las observaciones, dijo Pilfold.

De acuerdo con National Geographic, esta especie se distingue por el melanismo, una condición opuesta al albinismo, y esto es “el resultado de un gen que causa un exceso de pigmento en la piel o el cabello de un animal para que aparezca negro”.

Vincent Naude, coordinador del proyecto de investigación forense genética del leopardo de la organización sin ánimo de lucro Panthera, dijo a NatGeo que el leopardo negro es noctámbulo, lo que, sumado a sus muy atípicas apariciones, hace muy difícil conseguir una buena fotografía.


💬Ver 0 comentarios