El estudio revela que los animales jóvenes se están dispersando.  (EFE) (semisquare-x3)
El estudio revela que los animales jóvenes se están dispersando. (EFE)

A más de 30 años de que se registrara uno de los peores accidentes nucleares de nuestra historia, algunos investigadores han estudiado a las poblaciones de mamíferos presentes en la zona de exclusión, incluidos los lobos.

Una de estas investigaciones, publicada en European Journal of Wildlife Research, señala que esta especie se está extendiendo más allá de la zona de exclusión.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores, liderados por Jim Beasley, ecólogo de vida silvestre en la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, siguieron a 13 lobos mediante collares de rastreo que pueden medir la radiación.

Con este experimento, descubrieron que un macho joven que portaba uno de estos collares, emprendió un viaje de 248 millas fuera de la región, primero hacia el este a Bielorrusia, después a Ucrania, y finalmente hasta Rusia.

De esta manera, los lobos que habitan la zona de exclusión de Chernóbil en la frontera de Ucrania y Bielorrusia, podrían dispersar sus genes por el resto de Europa.

Beasley explicó que los lobos machos jóvenes suelen viajar largas distancias en busca de pareja, por lo que ese hecho en sí mismo no es sorprendente. Sin embargo, aporta más pruebas de que existen grandes poblaciones de animales en la región de Chernóbil.

Por su parte, Michael Byrne, coautor del estudio, señaló que “conforme una población de un animal cualquiera aumenta hasta cierto nivel, solo puede contener un número determinado, de forma que los animales jóvenes se dispersan".

No es el primer trabajo que apunta a una mayor ocupación de la fauna silvestre en la zona del accidente.

En un estudio publicado en el año 2014, científicos de la Universidad de Salford confirmaban que el oso pardo, desaparecido de esta zona de Ucrania antes del accidente nuclear, estaba empezando a recolonizar el territorio.


💬Ver 0 comentarios