(semisquare-x3)
Próxima b ha sido objeto de múltiples estudios para determinar si podría ser habitable o no (NASA).

Fue en el 2016 cuando astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) confirmaron la existencia de un planeta similar a la Tierra alrededor de Próxima Centauri (la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar).

Desde entonces, este exoplaneta, al que se denominó Próxima b, ha sido objeto de múltiples estudios para determinar si podría ser habitable o no.

Los primeros resultados arrojaron que Próxima Centauri experimenta demasiada actividad cercana al planeta, llamaradas de gran intensidad que hacen muy complicado que pueda mantener una atmósfera y agua líquida en su superficie.

Sin embargo, un nuevo estudio dirigido por la NASA señala que Próxima b todavía podría tener suficiente agua para hacer posible la vida.

La investigación, publicada en la revista Astrobiology y realizada por científicos de la NASA, revela que este exoplaneta podría haberse formado con diez veces más agua que la Tierra.

De esta manera, incluso si la dura radiación de Próxima Centauri le quitara el 90% de su agua, todavía tendría suficiente líquido para albergar un océano.

Teniendo en cuenta estos factores, los investigadores llegaron a la conclusión de que hay muchos más escenarios de los que pensábamos en los que Próxima b (o alguna de sus regiones) son habitables.

Incluso con acoplamiento de marea, la presencia de un océano activo es suficiente como para equilibrar la temperatura del planeta y alimentar la atmósfera para que la radiación no esterilice la superficie.


💬Ver 0 comentarios