El humano más cercano se encuentra a miles de millas de este lugar. (semisquare-x3)
El humano más cercano se encuentra a miles de millas de este lugar. (Instagram / @jimmielolsson)

Se le conoce como Punto Nemo y es el lugar más lejano e inaccesible del planeta Tierra.

Se ubica a la mitad del océano Pacífico, entre la Isla Ducie (Pitcairn), isla Motu Nui (Isla de Pascua) e Isla Maher (Antártida) y fue descubierto en 1992 por el ingeniero croata-canadiense Hrvoje Lukatel, quien utilizó un programa geoespacial para encontrar información sobre esta zona. 

Ahora, Punto Nemo, un lugar donde el humano más cercano se encuentra a miles de millas, se convirtió en un cementerio espacial, y es que allí es a donde son dirigidas las naves y satélites que ingresan a la atmósfera tras haber cumplido con su misión especial.

La mayoría de estas operaciones controladas, a diferencia de la caída de artefactos que no pueden ser manejados, son dirigidas a este punto, que fue llamado así en honor a la novela de Julio Verne “20,000 leguas de viaje submarino”. 

El lugar se encuentra repleto de aparatos que un día estuvieron en el espacio, y que desde los años 70 comenzó a funcionar como cementerio de naves y otros artefactos.

Y aunque es considerado como la nada, no está vacío, pues a poco más de 13 mil pies de profundidad se hallan los restos de algunas aeronaves y otros objetos espaciales. 

Entre las cosas que podrían encontrase hay una larga lista de 263 artefactos, entre ellos: satélites espías, restos de tanques de naves, estaciones espaciales y cargueros que llevaron suministros a la Estación Espacial Internacional, la cual se prevé llegué a esa zona entre 2024 y 2028, años en los que podría dejar de funcionar y ser enviada al Punto Nemo.

En los próximos años, este cementerio espacial recibirá muchos aparatos. De hecho, en 2018 reingresaron a la atmósfera 20 satélites.

Se sabe que la mayor parte de estos objetos es de origen ruso, con 192, seguidos por los estadounidenses, con 52, Europa con 8 y Japón con 6.

Las aguas en este lugar son frías y las corrientes oceánicas impiden que haya una buena cantidad de nutrientes, por lo que no hay mucha vida.

Además, ha sido descrita como la región biológicamente menos activa del océano en el mundo, por lo que fue elegida para ser el cementerio silencioso de la tecnología humana.


💬Ver 0 comentarios