Esta ola de frío sería la más intensa en dos décadas para algunas regiones de Estados Unidos (semisquare-x3)
Esta ola de frío sería la más intensa en dos décadas para algunas regiones de Estados Unidos. (EFE)

Las autoridades meteorológicas en Estados Unidos advirtieron desde el fin de semana sobre la intensa ola de frío que azotaría el centro-norte, y que podría generar temperaturas por debajo de los -22 grados Fahrenheit o incluso -40 grados Fahrenheit.

Este fenómeno se atribuyó a un "vórtice polar", es decir, una gran masa de aire muy frío y bajas presiones que se forma durante el invierno hemisférico, tanto en el Polo Norte como en el Polo Sur, y que se rodea de un anillo de fuertes vientos que giran en el sentido de la rotación de la Tierra. El problema surge cuando este flujo se debilita a causa de un calentamiento repentino de la estratosfera, lo que propicia que masas de ese aire frío se expandan desde los Polos hacia latitudes más bajas.

Según Judah Cohen, experto de Estudios Atmosféricos y Ambientales, el aire gélido se debe al súbito calentamiento de la atmósfera justo encima del Polo Norte. Una corriente de aire caliente desde Marruecos el mes pasado provocó un alza en las temperaturas del aire en el Polo Norte. Ello partió en trozos al vórtice polar y esos fragmentos comenzaron a migrar.

Uno de esos vectores polares fue el que causó las temperaturas gélidas que esta semana están agobiando al centro-occidente de Estados Unidos.

Debido a este fenómeno, Canadá y partes de la zona noreste de los Estados Unidos están experimentando temperaturas que podrían ser comparadas con las de Marte, y se espera que sea peor en los siguientes días.

De acuerdo al Servicio Nacional de Meteorología de los Estados Unidos, las temperaturas en el norte caerán a unos brutales -31 grados. En comparación, la sonda Curiosity reporta temperaturas de -19 grados en el planeta rojo.

Las autoridades aconsejaron a la población que se quede en casa. Muchas empresas autorizaron a sus empleados para que no asistieran al trabajo, las escuelas cerraron y miles de vuelos fueron cancelados.

Esta ola de frío sería la más intensa en dos décadas para algunas regiones de Estados Unidos.

En Minnesota, una de las zonas más afectadas, los vientos helados pueden hacer que la sensación térmica sea de -76 grados Fahrenheit.

Mientras que en Chicago se esperan temperaturas más bajas que en la Antártida. "Las personas expuestas al frío extremo son susceptibles de congelarse en cuestión de minutos", advirtió el Servicio Nacional de Meteorología.

En Chicago, ya se abrieron 160 refugio. "Hay temperaturas que amenazan la vida", dijo el alcalde de la ciudad, Rahm Emanuel.

Por su parte, en Minneapolis las autoridades pidieron a quienes se encuentran en la calle que se refugien en trenes y autobuses públicos.


💬Ver 0 comentarios