Durante su visita a Puerto Rico, Davies analizó la procedencia del jade o "greenstone", un mineral verdoso que pudo ser usado para hachas y herramientas indígenas. (Suministrada)

El Centro de Investigaciones Arqueológicas (CIA), adscrito al Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico (UPR), fue escogido para evaluar el impacto de la colonización del Caribe sobre la cultura material indígena, como parte del proyecto “NEXUS 1492”.

El proyecto, que es financiado por la Unión Europea, es encabezado por el profesor y geólogo inglés Gareth R. Davies, quien viajó a la isla recientemente.

Durante la visita, se analizó la procedencia del  jade o “greenstone”, un mineral verdoso que pudo ser usado para hachas y herramientas indígenas.

Estos materiales también se encontraron en varios puntos del Caribe, como Cuba, República Dominicana y Guatemala, y se pretende analizar cuál exactamente era la fuente del tipo de roca.

“Con este proyecto estamos averiguando cómo estos materiales, la gente y sus ideas eran distribuidos a través de todo el Caribe antes del arribo de Cristóbal Colón, y entender cómo todo esto cambió luego”, relató Davies a El Nuevo Día.

“Vimos muestras de las Bahamas, Cuba, República Dominicana, Puerto Rico y las Islas Vírgenes, para entender cómo todos se comunicaban y compartían ideas”, agregó.

Aún tomará tiempo para analizar qué es lo que el equipo de Davies encontró, pues, como mencionó el geológo, las muestras y observaciones que hicieron serán llevadas a Ámsterdam, Holanda, donde reside el científico.

Desde allí, se podrá determinar de dónde exactamente en el Caribe procede el tipo de jade que hallaron.

En cuanto a las expectativas que tiene sobre los posibles resultados, el profesor indicó que estudios anteriores sugieren que la fuente del material podría ser Guatemala, pero no está seguro de esta teoría.

“Quizás, hace mil años, pudo venir de Guatemala y después los indígenas encontraron otras fuentes en la República Dominicana, y luego surgieron cambios. Hay varias teorías que aún no han sido confirmadas”, argumentó.

Proceso del estudio

Para extraer las muestras, el investigador utiliza un láser portátil, del cual se sustraen las micromuestras necesarias para la determinación química de la piedra.

 El proceso es de muy bajo impacto sobre el objeto, garantizando la integridad y preservación del material arqueológico. Al finalizar la recolección de las muestras, estas serán analizadas en un laboratorio.

El aparato portátil con el cual se toman las muestras asegura la preservación de las piezas estudiadas y permite visitar las colecciones en los diferentes museos para recolectar los materiales, que luego serán sometidos a análisis geoquímicos.

Pronta conclusión

“NEXUS 1492” fue subsidiada por la Unión Europea con $17 millones, y comenzó hace cinco años, explicó Davies.

El profesor espera terminar en septiembre de este año, cuando culmine el análisis de las muestras que han recolectado.

Sin embargo, los estudios realizados en el CIA, lamentó el investigador, no podrán ser terminados a tiempo debido a la proximidad a la fecha de concluir el proyecto. No obstante, el profesor espera conseguir financiamiento para analizar las observaciones que hizo en la isla.

Por ahora, estarán culminando con sus últimos viajes.

Espera regresar a la isla

A pesar de estudiar algunas de las muestras en el CIA, el profesor lamentó no poder estar más tiempo en Puerto Rico.

Debido a su apretada agenda y la organización necesaria para lograr acceso a museos, Davies admitió que no pudo hacer todo lo que quiso en la isla, pero expresó agradecimiento por toda la ayuda que se le brindó.

Al ser abordado sobre su impresión que tuvo con Puerto Rico, relató jocosamente que estuvo todo su tiempo en un sótano.

“No es el lugar más frenético para estar (se ríe). Pero la gente con la que trabajamos era fantástica y muy servicial. Creo que encontré más muestras de jade de lo que pensaban que tenían y eso los emocionó mucho”, dijo.

Durante su estadía, relató el profesor, “el clima estaba muy malo”. “Nuestro primer día intentamos guiar por las montañas, y fue una idea estúpida porque no vimos mucho”, dijo a carcajadas. 

Pero la pasamos bien, la comida estaba buenísima, disfrutamos el Viejo San Juan y fue una atmósfera vibrante”, añadió.

“Definitivamente vamos a regresar, y estamos seguros de que continuaremos trabajando con el equipo (en Puerto Rico)”, puntualizó Davies.

El Centro de Investigaciones Arqueológicas ubica en el Recinto de Río Piedras de la UPR. Davies también estudió piezas  de las colecciones pertenecientes a la UPR en Utuado, custodiadas por el arqueólogo Reniel Rodríguez, y del Museo y Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad Ana G. Méndez Recinto de Gurabo, al cuidado del arqueólogo Miguel Rodríguez.




💬Ver 0 comentarios