La contaminación ha disminuido en varias ciudades por las efectos de las cuarentenas ante el contagio de coronavirus. (Shutterstock)

Mientras el coronavirus acapara la atención de todo el mundo, se ha dado a conocer recientemente la aparición de un agujero en la capa de ozono en el Ártico.

Aunque los niveles de contaminación han bajado en diversas ciudades debido a las cuarentenas aplicadas para contrarrestar los efectos del coronavirus, la detección de este agujero en la capa de ozono está causando sorpresa.

Los expertos han explicado que estos agujeros se forman cuando la cantidad de ozono está por debajo de los niveles normales, lo que permite que las radiaciones lleguen más fácilmente a los seres humanos.

Los reportes recientes indican que el agujero en el Ártico se ha abierto y hasta ahora es el más grande registrado en el Polo Norte.

Aunque no es nuevo, ya que se registró por primera vez en 1997 y después se volvió a ver en el 2011. Sin embargo, su tamaño no había causado polémica, lo que ahora en este 2020 sí, ya que ha crecido considerablemente.


💬Ver 0 comentarios