Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La indignación y desilusión que provocaron los comentarios racistas del ganador del premio Nobel de psicología y medicina en 1962, James Watson, motivaron al biólogo Lior Pachter a hacer un ejercicio para descubrir quién es el ser humano perfecto.


💬Ver 0 comentarios