Esta maravilla de la naturaleza surgió en 1963. (semisquare-x3)
Esta maravilla de la naturaleza surgió en 1963. (Instagram / @visitvestmannaeyjar)

Producto de las erupciones volcánicas ocurridas en Islandia en 1963, surgió la isla de Surstey, un pedazo de tierra que es considerado el más joven del mundo y que fue descubierta tras emerger de las rocas hirviendo. 

Fue bautizada de esta forma en honor a Surt, un gigante de fuego de la mitología nórdica y actualmente es uno de los pocos lugares en la Tierra que se conserva virgen, debido a que ha sido prácticamente intocable por el hombre. 

Los científicos que han logrado observar el ecosistema de Surtsey han sido testigos de su increíble evolución desde cero, y les ofreció la oportunidad de contemplar un sinfín de procesos biológicos, que van desde los primeros insectos, rastros de la primera vida vegetal y la llegada de aves.

Ante esta maravillosa muestra de la naturaleza, el gobierno islandés decidió restringir la entrada a este sitio y sólo permite que unos cuantos investigadores obtengan los permisos para poder estudiar la isla.

Sin embargo, los expertos que logran acceder a ella tienen prohibido ingresar químicos, semillas, muestras orgánicas y animales, entre otros elementos que puedan cambiar potencialmente el ecosistema de este lugar.

“Estamos realizando grandes esfuerzos para proteger la isla de todo tipo de contaminación”, asegura Marie Jackson, geóloga de la Universidad de Utah y una de las líderes de una de las expediciones.

Sin embargo, los fuertes vientos y las olas del Ártico han disminuido poco a poco su extensión, que es de casi 1.7 millas cuadradas, por lo que se espera que en caso de no hacer nada, la isla podría desaparecer en el año 2100.


💬Ver 0 comentarios