Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Una base en la Luna será el primer paso antes de ir a Marte (horizontal-x3)
Cristoforetti fue la primera italiana en viajar a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde residió entre noviembre de 2014 y junio de 2015. (NASA)

Roma - La conquista de Marte es un "gran sueño" de la Humanidad pero para lograrlo, como "paso intermedio", habría que poner una base en la órbita de la Luna, algo ya factible en la próxima década, según la astronauta italiana Samantha Cristoforetti.

Cristoforetti fue la primera italiana en viajar a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde residió entre noviembre de 2014 y junio de 2015.

Enfundarse el traje espacial, reconoce, ha sido su sueño desde la infancia, al igual que para la mayoría de sus colegas, pero subraya que la conquista del Planeta Rojo es algo superior que se encuentra en el ADN de la humanidad.

"La exploración de Marte es algo que todos tenemos en el ADN, un gran sueño, un objetivo de la humanidad", señaló la cosmonauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) en un encuentro organizado por la Asociación de la Prensa Extranjera de Roma.

Esta capitana de las Fuerzas Aéreas italianas cree que el intento de viajar en el espacio ofrecería también "beneficios en general para la sociedad" terrícola, pues su investigación podría aportar mejoras en el ámbito tecnológico, científico e industrial.

Pero el objetivo real es el planeta vecino por ser "uno de los principales candidatos para la presencia de formas de vida", tal y como demostró el hallazgo de moléculas orgánicas en sus rocas por el robot Curiosity de la NASA.

Para alcanzar este planeta en el futuro, Cristoforetti apostó por fijarse nuestro satélite natural como un "paso intermedio" para consolidar y desarrollar la tecnología necesaria antes de partir.

"Creo que necesitamos ese paso intermedio, en el que comenzaremos construyendo una base en órbita en torno a la Luna ya al inicio del próximo decenio y después poco a poco construiremos capacidades cada vez más importantes para una presencia sostenible en la Luna", dijo.

Y es que en su opinión es improbable "dar el salto desde la órbita baja terrestre", donde transita la ISS, hasta Marte.

"Retos hay muchos pero no son insuperables", opinó, para después defender la necesidad de invertir mayores fondos a la exploración y al mismo tiempo tratar de "hacer estas misiones lo menos costosas posibles para que sean factibles en el menor tiempo".

En esa búsquedade vida extraterrestre ya hay importantes misiones en curso como ExoMars de la ESA, que lanzó el módulo Schiaparelli, estrellado sobre la árida superficie marciana en 2016, y en 2020 se catapultará un róver para perforar su terreno.

"Interesa porque si hay vida en marte difícilmente se encontrará en la superficie, con un ambiente extremadamente hostil, mientras que en la profundidad quizá podríamos hallar vida o trazos de vida pasada, quizá de cuando Marte tenía mucha agua", auguró.


💬Ver 0 comentarios