Lo que se ve en la superficie es solo el 10 por ciento del tamaño de las rocas que lo componen (Twitter/ @NASA_Landsat).

Una isla de roca volcánica de 93 millas cuadradas flota a la deriva en el océano Pacífico, y algunos expertos piensan que proviene de un volcán submarino que hizo erupción el 7 de agosto cerca de Tonga.

De acuerdo con los análisis de la corriente oceánica, se espera que esta enorme roca se desplace hacia la costa australiana durante los próximos diez meses, flotando como una especie de iceberg, pues lo que se ve en la superficie es solo el 10 por ciento del tamaño de las rocas que lo componen, y el otro 90 por ciento se oculta bajo el agua.

Scott Bryan, profesor de la Universidad Tecnológica de Queensland especializado en geología y geoquímica, dijo a CNN que la “isla” se mueve a entre 6 y 18 millas por día.

Debido a que la base de esta estructura rocosa es de piedra pómez, está llena de poros que se llenan de aire y esto le permite flotar con facilidad sobre el mar.

La primera vez que se notó su presencia fue el 15 de agosto, cuando una pareja que se encontraba navegando por el Océano Pacífico avistó una enorme isla formada principalmente por piedra pómez flotando a la deriva por el mar.

Al darse cuenta de que esta enorme roca no estaba en ningún mapa, decidieron alertar la extraña situación, por lo que algunos científicos como Simon Carn, un vulcanólogo de la Universidad Tecnológica de Michigan, comenzaron a investigarla, determinando que puede tener beneficios muy llamativos para el mar.

Los expertos lograron ver la imagen de la gigante estructura geológica a través de una imagen satelital, afirmando que en cualquier momento esta puede desintegrarse, lo cual ayudará a generar un mecanismo bastante beneficioso para reabastecer a la Gran Barrera de Coral (Australia).

Esto ocurre debido a que gran parte de los corales están formados por este tipo de roca, por lo que si estos caen al fondo marino solo ayudarán a entregar una mayor resistencia a la Gran Barrera.

Para evitar accidentes, los navegantes fueron advertidos del potencial peligro que puede presentar esta isla de piedra que se dirige hacia Fiyi y muy probablemente pase frente a Nueva Caledonia, Vanuatu y tal vez llegue a Australia.


💬Ver 0 comentarios