Una ola de este tipo puede medir hasta 98 pies de altura, y las más feroces son capaces de dañar o hundir barcos. ( EFE) (semisquare-x3)
Una ola de este tipo puede medir hasta 98 pies de altura, y las más feroces son capaces de dañar o hundir barcos. ( EFE)

Las olas gigantes, definidas así cuando superan el doble de la altura media del estado del mar que las rodea, se producen con menos frecuencia, pero cada vez son más extremas.

Así lo revelaron científicos de la Universidad de Southampton, así como del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido, quienes investigaron cómo se comportan estos fenómenos oceánicos raros, inesperados y peligrosos.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, se basó en el análisis de 15 boyas entre 1994 y 2016 a lo largo del litoral occidental de Estados Unidos, desde Seattle, al norte, hasta San Diego, al sur.

Los datos mostraron que los casos de olas gigantes varían mucho, según el área del mar y el periodo de tiempo en que se centró.

Sin embargo, el equipo encontró que, aunque la cantidad de estas olas cayó ligeramente durante dos décadas, su tamaño, en relación con el fondo marino, aumentó.

De acuerdo con la investigación, las olas gigantes son más frecuentes y de mayor gravedad en los meses de invierno y, curiosamente, están ocurriendo con mayor frecuencia dentro de los mares de fondo más tranquilos.

"La aparición de olas gigantes es difícil de predecir, pero simplemente entender cuándo y cómo ocurren estos eventos raros es extremadamente importante para los navegantes, tanto en términos de seguridad como de economía", señaló el investigador principal, Alex Cattrell.

Una ola de este tipo puede medir hasta 98 pies de altura, y las más feroces son capaces de dañar o hundir barcos, pueden herir o matar a miembros de la tripulación y, en ocasiones, han barrido a personas desde la costa hasta el mar.

En el año 2000, un buque de investigación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) volcó en Point Conception (California), y en 2006 otro buque encontró una ola gigante en el puerto de la Bahía de Coos, que hirió a una persona y dañó la embarcación.


💬Ver 0 comentarios