Bruno Rodríguez Parrilla (izq.), ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, dijo que la reunión se fijó en un momento de retorno del intervencionismo estadounidense. (AP / Ismael Francisco)

La Habana, Cuba - Representantes de los países miembros de la ALBA-TCP aprobaron hoy una declaración en la cual llaman a defender la paz en la región y critican duramente la política de Estados Unidos hacia Cuba y Venezuela.

Durante la clausura del XVIII Consejo Político de ese organismo, que sesionó en La Habana, este bloque, que reúne a Cuba, Venezuela, Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, El Salvador, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Granada, y San Cristóbal y Nevis, llamó a mostrar preocupación por lo que se señaló como una “agresiva escalada contra Nuestra América”.

En presencia de Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos suscribieron el documento, en el cual se expresa la preocupación específica por “las amenazas del uso de la fuerza contra la República Bolivariana de Venezuela, que constituyen peligros para la paz regional”.

En el texto se respalda la iniciativa del “Mecanismo de Montevideo”, que busca preservar la paz en Venezuela “basada en los principios de no intervención en los asuntos internos, la igualdad soberana de los Estados y la solución pacífica de controversias”.

La declaración demanda el respeto de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional y rechaza “la conducta injerencista del Gobierno de Estados Unidos, que utiliza una vez más a la OEA y a su Secretario General en su política intervencionista contra la soberanía, la libre determinación y el orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, de la República de Nicaragua y de la República de Cuba”.

El XVIII Consejo Político ALBA-TCP se desarrolló con la participación de ministros y representantes de Cuba, Venezuela, El Salvador, Bolivia y dirigentes del resto de los estados miembros.

En la inauguración del encuentro, Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, dijo que la reunión se fijó en un momento de “retorno del intervencionismo estadounidense con la imposición de la Doctrina Monroe, el neoliberalismo y el macartismo, por lo cual este mecanismo de integración es y será de resistencia frente a la oleada ultraderechista que se desata contra la región”.

El canciller venezolano Jorge Arreaza, en su discurso, hizo un llamamiento a Estados Unidos “a resolver las diferencias por vía de la diplomacia, a que cese la amenaza militar y el bloqueo contra Cuba, Nicaragua y su país, amenazas ante las cuales es pertinente levantar las alertas de los pueblos y gobiernos”.

Su homólogo de Bolivia, Diego Pary Rodríguez, llamó a “defender el multilateralismo y el derecho internacional ante la amenaza de los poderes imperiales, mientras que David Choquehuanca, secretario ejecutivo de este mecanismo de integración regional, señaló que la ALBA tiene que “levantarse con identidad propia y con un pensamiento descolonizador, y subrayó lo importante de fortalecer los códigos culturales propios para poner fin al  individualismo y al egocentrismo,  y volver al camino de la integración”.


💬Ver 0 comentarios